Mujeres latinoamericanas tomaron las calles y repudiaron la violencia

Miles de mujeres protestan este lunes en la Plaza Italia (Plaza de la Dignidad) con motivo del Día Internacional de la Mujer en la Plaza Italia hoy, en Santiago (Chile) /EFE

Miles de mujeres tomaron este lunes las calles de diferentes ciudades de latinoamérica para reivindicar sus derechos y alzar su voz un año más en contra de la violencia machista, la desigualdad y la crisis económica, que han recrudecido en el último año debido a la pandemia. Sendas manifestaciones realizaron las mujeres en Chile, Argentina, Colombia y Ecuador en el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer.

La solicitud de la transformación del sistema de justicia, el repudio a los feminicidios y la exigencia de igualdad en las condiciones laborales fueron las constantes.

En Ecuador ni la lluvia que cayó este lunes en la capital ecuatoriana detuvo el ímpetu de una nutrida marcha por el Día de la Mujer y en la que cientos de ellas volvieron a reclamar contra la violencia de género, el patriarcado y los femicidios.

“¡Basta ya!” reclamó el colectivo en una pancarta con la que reprochó las cifras de la violencia machista, que en lo que va del año ha registrado 20 femicidios, según el grupo Aldea, que compila estadísticas sobre la situación de la mujer en el país.

La mayoría de manifestantes tuvo que protegerse con paraguas o ropa contra la lluvia, ya que al momento de la convocatoria cayó una fuerte lluvia, pero que sin embargo no mermó en demasía el ímpetu de la manifestación.

Ni la lluvia de este lunes detuvo el ímpetu de una nutrida marcha por el Día de la Mujer /EFE

Todos los manifestantes también lucieron sus mascarillas de protección ante la pandemia del coronavirus y se notó el distanciamiento físico entre ellas que, pese a las adversidades, no pararon de corear consignas feministas.

Previo a la marcha, un grupo de trabajadoras ambulantes se apostó en las afueras del Municipio de Quito, donde reclamaron al alcalde, Jorge Yunda, por los malos tratos que aseguran sufren a diario por parte de lo policías metropolitanos que, muchas veces, les arrebatan los productos para la venta que ofrecen.

Ese grupo engrosó también la marcha que arrancó desde la céntrica Plaza del Teatro y que se dirigió hacia una sede de la Fiscalía General del Estado, ubicada en el centro-norte de la ciudad.

A pocas cuadras de haber iniciado la movilización, la lluvia se convirtió en un fuerte aguacero que desafió a la marcha femenina, aunque las mujeres lograron superar el vendaval y continuaron con la caminata.

A los costados y protegidos, muchos curiosos aplaudían el paso de las feministas, un colectivo que pretende echar raíz “en el corazón del pueblo”, como se expuso en una pancarta.

En el trayecto, las mujeres pasaron a un costado de la sede de la Asamblea Nacional (Parlamento), donde aprovecharon para corear consignas contra ese poder del Estado.

“La lucha no se olvida, los derechos no se venden, los derechos se conquistan con la lucha de la gente”, gritaron las manifestantes al pasar por la sede parlamentaria, donde ratificaron que la manifestación forma parte de “la lucha de la mujer trabajadora”.

Al llegar a la Fiscalía, el grupo femenino exigió, megáfono en mano, que los agentes del Ministerio Público ejerzan sus competencias para esclarecer la desaparición de varias mujeres, sobre todo de varios casos emblemáticos que ya llevan varios años.

“Vinimos a la Fiscalía para decirles que no están haciendo nada” para investigar sobre las víctimas de la violencia ni sobre las “mujeres desaparecidas: Geovanna, Mischell, Camila, Juliana, Bridgite, Catherine, Luzmila, Leonor”, repitieron a coro, al evocar los nombres de algunas de las mujeres desaparecidas.

Para la Asociación Latinoamericana para el Desarrollo Alternativo, conocido como grupo Aldea, la violencia de género es un problema estructural en Ecuador, que tiene cifras alarmantes.

“Una mujer es víctima de feminicidio cada 3 días” en este país, donde ya se han registrado 20 asesinatos de mujeres por el sólo hecho de serlas.

El 45 por ciento de las mujeres asesinadas tenían entre 25 y 39 años de edad, un 70 por ciento de todas ellas eran madres y dejaron a, al menos, 11 menores en la orfandad, precisó el último informe del grupo Aldea.

Asimismo, precisó que en cuanto al número de femicidios en este año en el país, un 40 por ciento de las víctimas había reportado antecedentes de violencia y 2 de ellas contaban con boletas de auxilio.

“El sistema de protección sigue fallando para las mujeres y la impunidad sigue siendo la normalidad en nuestro país”, agregó el grupo Aldea en su estudio. EFE

Igualdad laboral pidieron mujeres chilenas

Miles de mujeres protestan este lunes en la Plaza Italia (Plaza de la Dignidad) con motivo del
Día Internacional de la Mujer en la Plaza Italia hoy, en Santiago (Chile). EFE/ Alberto Valdés

Miles de mujeres se congregaron en la tarde de este lunes en las principales ciudades de Chile para pedir una mayor igualdad laboral y el fin de la violencia machista, en una nueva conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

En Santiago, la manifestación se congregó en los alrededores de la céntrica Plaza Italia, que se llenó de coloridas banderas y pancartas levantadas por mujeres de todas las edades, que abogaban por el fin de la discriminación frente a los hombres. 

La policía lanzó chorros de agua y gas lacrimógeno para dispersar a las manifestantes, que sobre la explanada aledaña a la plaza pintaron la siguiente consigna: “Nos matan”.

“Hay tanta discriminación de sueldos y de derechos propios. El hombre tiene mayores garantías que la mujer siendo que tenemos las mismas capacidades”, dijo a la AFP Maritza Morales, una oficinista de 56 años que caminaba por la céntrica avenida Alameda.

La brecha salarial entre hombres y mujeres en Chile alcanza el 21,1% según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde). /AFP

“Estas manifestaciones son importantes, porque podemos manifestarnos de forma libre y que el Estado escuche nuestras demandas de salir de la pobreza que vivimos la mayoría de las mujeres chilenas”, sostuvo por su parte Paola Ramírez, coordinadora del colectivo de Mujeres Libres de Chile.

La protesta se extendió hacia las calles adyacentes a la plaza Italia, donde varios grupos realizaron distintas performances. En una de ellas, mujeres con pasamontañas rojos portaban carteles con el nombre de víctimas de feminicidios en Chile, donde entre 2018 y 2020 fueron asesinadas 131 mujeres.

“Necesitamos estar más tranquilas, más seguras. Queremos viajar tranquilas en el autobús. Estamos cansadas de las agresiones en las calles. No podemos caminar tranquilas, estamos cansadas que nos violen, que nos maten”, sostuvo Camila, de 25 años, funcionaria de una empresa de construcción.

La protesta, que también se celebró en otras ciudades, fue menos masiva que la del año pasado en Santiago, donde de acuerdo a organizaciones feministas, se reunieron cerca de un millón de mujeres.

El alza de los contagios de coronavirus en Chile -que este lunes sumó cerca de 4.700 nuevos casos diarios- mermó la convocatoria.

Grupos de mujeres se movilizan con motivo del Día Internacional de la Mujer hoy, en Buenos Aires (Argentina) /EFE

Los movimientos feministas de Argentina, que en diciembre pasado lograron que se aprobase la ley del aborto, se concentraron de nuevo este lunes en diversos puntos del país en el Día Internacional de la Mujer para poner el foco en una de sus consignas principales: el fin de los feminicidios.

En un 2021 en el que se han producido ya 54 feminicidios, lo que supone una muerte cada 29 horas según el observatorio de Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá), miles de mujeres salieron a la calle para intentar que se oiga de una vez por todas su grito de “basta ya”.

La de este lunes fue la primera manifestación del Día Internacional de la Mujer tras haberse aprobado el aborto legal en el Congreso argentino.

Hubo por ello cánticos de celebración por haber conseguido ese derecho en la marcha de Buenos Aires, justo frente al edificio del Congreso, donde se volvieron a ver miles de mujeres.

“Estamos felices por haber conseguido el aborto legal”, reconoció la manifestante Delfina Vivas, y pidió que se implemente con eficacia en todo el país, uno de los objetivos de los movimientos feministas.

La ley de interrupción voluntaria del embarazo se aprobó tras décadas de reivindicación y después de que el Gobierno de Alberto Fernández impulsara el proyecto, que fue una de sus promesas de campaña electoral.

La llamada “marea verde” -color identificativo del apoyo al aborto legal- se reunió de nuevo con todos sus lemas.

Vivas contó a Efe que “una vez más” es momento de reivindicar la igualdad real y señalar la violencia machista.

“Porque nos siguen matando, cada vez se reproducen más los femicidios y los travesticidios (…). Estamos hoy diciendo una vez más diciendo ‘Ni una menos’ y que para ello es importante que se declare la emergencia nacional”, aseveró.

La multitudinaria marcha de Buenos Aires avanzó hacia el Congreso y la zona del tradicional Obelisco de la capital, en la céntrica avenida 9 de Julio.

Otros de los gritos de protesta que se oyeron fueron dirigidos al efecto que la pandemia ha tenido sobre las mujeres en Argentina y el resto del mundo, debido a las tareas domésticas que han recaído sobre ellas y en muchas ocasiones con menores a cargo que no fueron a la escuela.

“Es necesario que se reconozca el trabajo de las mujeres, que hacemos un montón de trabajo no remunerado”, agregó Vivas.

Además de la manifestación, también había convocada para la jornada de hoy una huelga nacional de mujeres.

“Paramos y marchamos junto a mujeres, travestis, trans, lesbianas y no binaries en todo el país. Lo hacemos por todos los derechos que hemos conquistado y para que esos derechos sean efectivamente una realidad, también por todos los derechos que nos faltan”, afirmó la coordinadora de Mumalá, Silvia Ferreyra.

Ferreyra indicó que marchan “para celebrar la conquista del aborto legal” en Argentina y para que “sea una realidad en cada uno de los territorios”, en el sentido de que su aplicación sea efectiva en todas las provincias.

Otra de las principales consignas de la tarde fue la petición de una reforma judicial que incluya “perspectiva de género”, según Ferreyra, después de los diversos casos mediáticos de feminicidios en los que las víctimas acudieron a la Justicia sin encontrar respuesta adecuada antes de que las matasen.

“Necesitamos una profunda transformación de la Justicia en nuestro país para poder erradicar visiones completamente arcaicas respecto a lo que es la violencia machista necesitamos ponerlas a la altura de la demanda de la sociedad”, indicó.

Asimismo, consideró necesaria una “reforma de las instituciones de las fuerzas de seguridad”, de nuevo después de que se haya conocido que feminicidas recientes eran policías de profesión.

“El 17 % de los feminicidios han sido cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad”, aseveró Ferreyra.

Para todo ello pidió “medidas concretas” del Gobierno del país, al cual le reclamó que atienda su “pedido de emergencia ‘Ni una menos'”.

PLAN NACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

Grupos de mujeres se movilizan con motivo del Día Internacional de la Mujer hoy, en Buenos Aires (Argentina)/EFE

Por su parte, Alberto Fernández firmó hoy junto con todos los gobernadores del país, un “Acuerdo Federal para una Argentina Unida contra la violencia de género”, para crear una política de estado en un país conmovido por la cantidad de feminicidios.

Fernández destacó la “reacción institucional” frente a los feminicidios, en un país en que ha registrado 47 en el primer bimestre del año, según el Observatorio Mumalá, 17% de los cuales fue perpetrado por integrantes de las fuerzas de seguridad y un 29% de víctimas que habían realizado denuncias previas.

“La reacción estatal es lenta o no existe”, dijo Fernández, quien consideró que en ese campo los gobernantes tienen “una enorme responsabilidad”.

“Insisto en hablar de la Justicia, entre otras cosas, para que no existan más Úrsulas, para que no existan más Micaelas”, dijo el mandatario en referencia a dos casos emblemáticos de feminicidios en el país.

“Para eso uno quiere también cambiar la Justicia”, agregó, una semana después que tanto el presidente como la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, hicieran fuertes cuestionamientos al funcionamiento del poder judicial en su conjunto. EFE

En Colombia los feminicidios en 2020 dejaron 186 víctimas en el país.

manifestantes desafiaron las restricciones y se dieron cita en distintos puntos de Bogotá /EFE

En Colombia, miles de manifestantes desafiaron las restricciones y se dieron cita en distintos puntos de Bogotá portando pañoletas color violeta, símbolo de la batalla contra los feminicidios, que en 2020 dejaron 186 víctimas en el país.

“Necesitamos hacernos sentir, hay que visibilizar todas las luchas que nosotras vivimos día a día y hoy es el mejor día para hacerlo”, afirmó Susana Díaz, de 21 años.

Paraguayas denuncian feminicidios y se suman a clamor contra Abdo Benítez

Ni una más, fue una de las consignas usadas por las paraguayas en la manifestación. (Photo by NORBERTO DUARTE / AFP)

Alrededor de un millar de mujeres denunciaron este lunes en el centro de Asunción la violencia machista, los feminicidios y la discriminación laboral, en un Día Internacional de la Mujer en el que el colectivo se sumó al clamor que exige la renuncia del presidente del país, Mario Abdo Benítez.

De hecho la convocatoria de la marcha, este año con el lema “Vivas, diversas y con derechos”, anunció entre su contenido reivindicativo el “cambio total en el Poder Ejecutivo”, como piden desde hace cuatro días grupos multitudinarios de ciudadanos hartos de un modelo de Gobierno que desatiende la salud y la educación, según denuncian.

Algunas de las intervinientes en el acto en la Plaza de la Democracia, convocado por la Plataforma Feminista Paro Internacional de Mujeres Paraguay, denunciaron esas falencias al tiempo que preguntaron dónde están las vacunas para el coronavirus, en referencia a que hasta la fecha solo han llegado 24.000 dosis, solo para el personal sanitario.

Igualmente de morado vistieron el centenar de activistas que se concentraron frente a la Fiscalía en Honduras para pedir justicia para la enfermera Keyla Martínez, fallecida hace un mes bajo custodia policial.

“Aquí la vida de la mujer no vale nada”, lamentó desde allí María Julia Ávila, de 49 años.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com