InicioMundoParlamento de Perú dilata el tema de la Constituyente

Parlamento de Perú dilata el tema de la Constituyente

El partido Perú Libre denunció veto al debate

Luego que Pedro Castillo, presidente de Perú, presentó el lunes un proyecto de ley al Congreso para la urgente reforma de la Constitución y un referéndum para convocar una Asamblea Constituyente, el Parlamento dominado por la oposición, decidió dilatar la discusión y envió la propuesta a la comisión de Constitución.

En contraposición, legisladores de derecha acordaron agilizar el debate sobre un proyecto para acortar el mandato de Castillo.

La Constitución peruana data de 1993; bajo el cuestionado mandato de Alberto Fujimori quien fue condenado por homicidio a 25 años de cárcel.

María del Carmen Alva, presidenta del Parlamento, rechazó el proyecto de Castillo; aseguró que “no es conveniente en este momento”, y afirmó que la consulta popular “es inconstitucional e inviable”. Aseguró que la comisión parlamentaria de Constitución debatirá y votará el proyecto de reforma constitucional y será luego de eso cuando podrá ser visto en el pleno del Congreso.

Denuncian veto al debate

El partido cogobernante, Perú Libre, calificó hoy como dictatorial el rechazo de la extrema derecha y sus aliados de centro a debatir el proyecto gubernamental de un referendo sobre la convocatoria a una Asamblea Constituyente, refiere Prensa Latina.

Tanto la conservadora titular del Congreso de la Republica, Maricarmen Alva, como representantes de partidos afines, así como la mayoría de la prensa, dieron por rechazada la propuesta apenas al día siguiente de presentarlo el presidente Pedro Castillo.

El vocero de la bancada congresal de PPL, Waldemar Cerrón, contrastó el argumento derechista de que la iniciativa tiene el objetivo de establecer una dictadura, con el veto de la mayoría congresal a un foro sobre la Constituyente convocado para mañana por ese partido.

“Hablan de temor a la dictadura pero mañana vamos a ver la medida de la actitud dictatorial de la derecha”, expresó en una rueda de prensa, al comentar la decisión de la dirigencia parlamentaria de no aceptar la presencia del secretario general del PPL, Vladimir Cerrón, alegando que ha sido sentenciado por la justicia.

“Se trata de un foro, un intercambio de ideas, qué miedo tienen a las ideas de una persona, qué de peligroso tiene Vladimir Cerrón”, apuntó el dirigente, al rechazar los intentos de calificar como “terrorista” al dirigente y su partido.

El vocero señaló que el foro se realizará de todas maneras, en un auditorio del Congreso o en otro lugar y condenó que la presidenta del Congreso y legisladores afines hablen de este como “su casa”, lo cual, dijo, es falso, porque el palacio legislativo es del pueblo.

Sobre la ola de ataques mediáticos y políticos contra el proyecto de consulta popular, señaló que quienes defienden determinados intereses y tienen cabida en la prensa argumentan cualquier cosa contra el cambio de la constitución neoliberal de 1993.

Mencionó la necesidad de cambios como el control de precios para evitar alzas desmedidas como las que actualmente sufre la población y el manejo de los recursos naturales para beneficio nacional y para evitar que empresas extranjeras depreden el medio ambiente.

De otro lado, voceros de las bancadas derechistas adelantaron que el proyecto de referendo no pasará de la Comisión de Constitución, una especie de filtro que dictamina si una propuesta pasa o no al debate por el pleno parlamentario y que controla ese sector político.

Uno de ellos, Jorge Montoya alegó inicialmente contra el proyecto que “estamos bajo un gobierno comunista” y sobre el foro organizado por el PPL, sostuvo que el evento usa elementos de la democracia “para destruir a la democracia” y que no se permitirá que ataquen a la constitución vigente “en nuestra casa”.

Lady Camones, del grupo centro-derechista Alianza para el Progreso (APP), argumentó en primer lugar contra la constituyente que será muy costosa y que supuestamente nadie quiere cambiar la constitución, aunque el Gobierno lanzó la propuesta tras protestas sociales que incluyeron en sus reclamos el cambio de carta magna.