Policía peruana descarta la tesis de asesinato en la muerte de Meneses

Comandante general de la Policía Nacional de Perú, César Cervantes

La Policía peruana negó que el fallecido campesino Zacarías Meneses fuera víctima de ataque de un grupo violento derechista contra seguidores del virtual presidente electo, Pedro Castillo, pues no estaba entre los agredidos, según refiere Prensa Latina.

El comandante general de la Policía Nacional, César Cervantes, dijo que una investigación determinó que Meneses estaba ingresado en el hospital Dos de Mayo desde el 22 de junio, dos días antes del ataque a los participantes que, como él, participaban en una vigilia frente al Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

Según el informe policial, el campesino, fue evacuado el 22 desde la vigilia de seguidores del partido Perú Libre, del virtual presidente electo, llegados a Lima a apoyarlo frente a intentos de revertir o desconocer su victoria en el conteo oficial de votos del balotaje del 6 de junio, sobre la neoliberal Keiko Fujimori.

«Ha quedado descartado totalmente que se trate de una muerte criminal o una muerte violenta o dolosa», dijo Cervantes al precisar que fue ingresado por hipertensión arterial y malestar y falleció por una grave afección hepática pre-existente.

La primera versión, de compañeros de Meneses, dio pie a denuncias de asesinato y a un mensaje de condolencias y pedido de investigación difundido por Pedro Castillo.

Tras el desmentido policial, el abogado de Perú Libre Julio Arbizu, comentó que persiste el problema de la violencia poselectoral promovida por políticos de extrema derecha con fines golpistas empeñados en impedir que Castillo sea presidente.

Periodistas y otros testigos aseguran que el ataque del día 24 fue perpetrado por miembros de «La resistencia», grupo dedicado desde hace años a hostilizar a periodistas, parlamentarios, fiscales, abogados y otras personalidades contrarias al fujimorismo.

También alientan a la líder de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, cuando asiste a audiencias judiciales por los cargos de lavado de activos y organización criminal, entre otros, por los que la Fiscalía pide 30 años y 10 meses de cárcel para ella.

La prensa ha identificado, además, a miembros de «La resistencia» en los grupos se seguidores de Fujimori, que durante días acosaron las viviendas de los titulares de los organismos electorales, para presionarlos a fin de que accedan a reclamos, descartados por falta de pruebas, contra el resultado del conteo de votos del balotaje.

Paralelamente, elementos de extrema derecha armados de garrotes y escudos, sumados a los reclamos fujimoristas, alzaban emblemas fascistas y hasta banderas con la cruz de Borbón, emblema colonial español, y coreaban cantos con amenazas de muerte a quienes defienden a Castillo.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com