Rebrotes en Europa pueden colapsar el sistema de salud continental

El personal no se da abasto para la cantidad de pacientes que reciben a diario. Foto AFP

La Covid-19 continúa expandiéndose hoy por Europa mientras algunos países extreman las medidas de seguridad y otros temen el colapso de los centros de salud.

El total de infectados en Alemania alcanzó los 348 mil 557, de ellos nueve mil 734 fallecieron, mientras los gobiernos locales extreman las medidas de prevención.

Directivos de salud en ese país confirmaron siete mil 334 casos en la última jornada, récord para el país.

De su lado el ministro de Economía y Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, confirmó hoy un toque de queda para áreas urbanas como alternativa a un confinamiento general que generaría un alto costo económico para el país. La última jornada fueron reportados 30 mil 621 nuevos casos, récord para esa nación.

Igual situación muestra República Checa, donde las autoridades sanitarias confirmaron nueve mil 721 casos en las últimas 24 horas y el primer ministro, Andrej Babis, calificó de catastrófica la situación y anunció el colapso de los hospitales para fines de mes.

En Hungría las autoridades sanitarias reportaron la mayor cantidad de fallecidos para un día, con 33 la pasada jornada, lo que elevó ese indicador a mil 85.

A pesar del cierre de fronteras desde el 1 de septiembre esa nación acumula 28 mil 806 casos activos, mil 642 hospitalizados y 171 con respiración artificial.

Portugal muestra un índice superior a los dos mil contagios diarios e intenta evitar el colapso de los hospitales pese al estado de calamidad vigente desde hace una semana.

Las autoridades centran la atención en los estudiantes universitarios y las residencias de personas de la tercera edad.

Croacia, con mil 131 nuevos casos; y Eslovenia, con 834 reportaron récord de contagios y las autoridades advierten que de continuar el ascenso los centros de salud pudieran colapsar.

El director regional de la OMS, Hans Kluge, destacó en conferencia de prensa en Berlín que la situación es diferente a la vivida durante la aparición de la enfermedad y recomendó el aumento escalonado de medidas para minimizar los daños colaterales para la economía y la sociedad.

De su lado La comisaria europea de Salud, Stella Kyriakides, pidió en Bruselas hacer lo necesario para evitar un confinamiento generalizado.

El tiempo apremia y todo el mundo debe hacer lo necesario para evitar los devastadores efectos sociales, económicos y sanitarios de un confinamiento generalizado, destacó Kyriakides ante la prensa en la capital de Bélgica.

Mientras, el director ejecutivo de la Agencia Europea de Medicamentos, Guido Rasi, comunicó que si todo va bien la vacuna contra la enfermedad estará lista el próximo año.

En tanto el hospital Universitario de Hamburgo comenzó las pruebas para una vacuna en 30 voluntarios con edades comprendidas entre los 18 y los 55 años.

Prensa Latina

Enlaces patrocinados