InicioMundoRusia no cambiará su posición para complacer a EEUU

Rusia no cambiará su posición para complacer a EEUU

Moscú no cambiará su posición sobre determinadas cuestiones internacionales clave para cumplir con las expectativas de Washington y esa postura conducirá a un aumento de las sanciones de Estados Unidos a Rusia, declaró este martes el director general del Consejo de Asuntos Internacionales ruso, Andréi Kortunov, refiere la agencia de noticias rusa Tass.

Este experto recordó que, tras la cumbre que los presidentes de Rusia y EEUU, Vladímir Putin y Joe Biden, celebraron en Ginebra (Suiza) el pasado 16 de junio, el mandatario norteamericano anunció la necesidad de esperar varios meses para hablar de manera más específica sobre las perspectivas de las relaciones entre Moscú y Washington. Esas palabras sugieren que Biden «le dio a Putin varios meses para corregirse» para que, en ese periodo, Moscú demuestre «que ha hecho sus deberes, que su política ha cambiado». «Si la parte estadounidense tiene esa idea, entonces, por supuesto, no funcionará, ya que el liderazgo ruso no tiene el deseo o la disposición de cambiar de manera fundamental algo en su política», detalló.

Según Kortunov, EEUU «estará muy decepcionado» por la renuencia de Rusia a dar marcha atrás a favor de sus expectativas. «Entonces, lo más probable es que veamos sanciones adicionales y otras represalias contra el Kremlin: muchos en los EEUU de Biden piden eso». A su vez, semanas antes de que Rusia celebre elecciones la retórica y la posición de Moscú hacia Occidente se endurecen.

Las partes están interesadas en continuar el diálogo sobre estabilidad estratégica, pero aún hay muchas preguntas sobre su formato y los aspectos a discutir. Además, Andréi Kortunov recordó que Rusia y EE.UU. todavía tienen muchos desacuerdos regionales: desde Ucrania hasta Irán y Libia. «Desafortunadamente, no vemos ningún progreso positivo serio. El único logro, una especie de paradoja, es que Rusia se ha convertido en el segundo proveedor de petróleo de EEUU, después de Canadá. Esto es un poco sorprendente, dada la política de sanciones y la competencia en el mercado de recursos energéticos».

«No debemos subestimar el hecho de que ya se han restablecido algunos canales de comunicación, las consultas están en marcha y la política estadounidense se ha vuelto más predecible y racional. Sin embargo, las relaciones entre Moscú y Washington siguen siendo de rivalidad, no de cooperación. Y, hasta el momento, no hay indicios de que algo haya comenzado a cambiar en una dirección positiva», concluyó este experto.