Tras ser absuelto, Trump prometió continuar en la política

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, agradeció a sus abogados y miembros de ambas cámaras del Congreso que votaron a su favor y arremetió contra los demócratas, en un comunicado sobre el segundo juicio político contra él, que concluyó el sábado con su absolución en el Senado.

Minutos después de que fuera declarado inocente de “incitación a la insurrección”, prometió continuar en la política. En particular, aseguró que tiene “mucho que compartir” con los estadounidenses en los próximos meses. “Tenemos mucho trabajo por delante y pronto saldremos con la visión de un futuro estadounidense brillante, radiante e ilimitado”.

“Es un comentario triste sobre nuestros tiempos, que un partido político en Estados Unidos tenga un pase libre para denigrar el estado de derecho, difamar a las fuerzas del orden, animar a las multitudes, disculpar a los alborotadores y transformar la justicia en una herramienta de venganza política, perseguir, añadir a la lista negra, cancelar y reprimir a todas las personas y puntos de vista con los que no están de acuerdo”, sostuvo Trump.

“Ésta ha sido una fase más de la mayor caza de brujas en la historia de nuestro país. Ningún presidente ha pasado por algo así, y continúa porque nuestros oponentes no pueden olvidar a los casi 75 millones de personas, la cifra más alta para un presidente en funciones, que votó por nosotros hace unos pocos meses”, agregó el exmandatario que resultó absuelto al no sumar el ‘impeachment’ los 67 votos necesarios en el Senado. Un total de 57 senadores apoyaron el juicio político, mientras que 43 expresaron su rechazo.

Segundo impeachment

El artículo de juicio político, que fue presentado formalmente el 11 de enero durante una breve sesión de la Cámara de Representantes de EE.UU., cita las repetidas afirmaciones de Trump de que ganó las elecciones del 3 de noviembre, así como el discurso que pronunció el 6 de enero en Washington ante sus partidarios antes de que estos irrumpieran a la fuerza en el Capitolio. La resolución también menciona la llamada de Trump al secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, durante la cual el presidente lo presionó  para que “encontrara” suficientes votos para anular la victoria de Joe Biden en ese estado.

El 13 de enero, la Cámara de Representantes aprobó juicio político a Trump. La iniciativa fue apoyada por 232 miembros de la Cámara, mientras que 197 mostraron su rechazo. Otros 10 de los votos a favor del ‘impeachment’ pertenecen a miembros del Partido Republicano. Un número récord de congresistas que votaron contra el presidente perteneciente a su propio partido.

Trump se convirtió en el primer presidente de EE.UU. en ser sometido al “impeachment” dos veces durante un mandato. 

En febrero de 2020 el Senado había absuelto a Trump en el juicio político que lo acusó de abuso de poder y obstrucción al Congreso tras una conversación telefónica con su homólogo ucraniano, Vladímir Zelenski, durante la cual lo habría presionado a para que investigara a Biden.

Leales a Trump

Para los leales a Trump (solo siete de los 50 senadores republicanos votaron el sábado a favor de condenar a Trump en su histórico segundo juicio político), la absolución es una especie de reivindicación, y una reconexión con la combativa base de seguidores del exmandatario. Y para los que se oponen a Trump supone un alarmante indicio de que el partido está avanzando más en una peligrosa dirección, poco interesado en reconectar con los votantes a los que alejó Trump: moderados, mujeres y graduados universitarios, refiere AP.

En definitiva, la resolución del juicio político deja sobre la mesa las divisiones en el partido republicano que tendrán que gestionar los líderes, donantes y votantes en sus esfuerzos para retomar el control del Congreso en las elecciones de media legislatura el año que viene y para recuperar la Casa Blanca en 2024.

Esa tensión quedó al descubierto nada más concluir la votación. Tras respaldar la absolución de Trump, el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, hizo un discurso que recogía los mismos argumentos reiterados por los demócratas que pedían la condena de Trump.

El expresidente, dijo McConnell, fue “responsable práctica y moralmente de provocar los sucesos” que llevaron a la insurrección. Pero alegó que la Constitución no permitía que el Senado condenara a Trump ahora que ha dejado el cargo, un argumento que han defendido muchos republicanos.

Los libros de historia mostrarán que 10 miembros del partido en la Cámara de Representantes y otros siete del Senado creyeron que el comportamiento de Trump era lo bastante reprobable como para ser condenado, e incluso inhabilitado de por vida para ejercer futuros cargos. Nunca antes tantos miembros del partido de un mandatario habían votado a favor de su destitución.

Pero a juzgar por los datos más objetivos, Trump conserva un férreo control sobre el Partido Republicano y su futuro.

Trump mantiene una popularidad del 82% entre personas que se identifican como republicanas, según un sondeo de Gallup del mes pasado. Y hace poco, la Universidad de Monmouth concluyó que el 72% de los republicanos siguen creyendo las afirmaciones falsas de Trump de que el actual presidente, Joe Biden, sólo ganó las elecciones de noviembre por un fraude electoral generalizado./Agencias

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com