Trump “sigue mejorando” y podría ser dado de alta el lunes

El equipo médico de la Casa Blanca aseguró que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “sigue mejorando” y podría ser dado de alta el lunes,

Afirmaron que sus niveles de oxígeno habían bajado dos veces en los últimos días y que está siendo tratado con esteroides, pero dio una evaluación optimista de la salud y las perspectivas del presidente de 74 años.

“Desde que hablamos por última vez (el sábado), el presidente ha seguido mejorando. Como con cualquier enfermedad, hay frecuentes altibajos a lo largo de su curso”, dijo el médico de Trump, Sean Conley.

El presidente ha continuado con sus labores pese a su internación en el hospital militar Walter Reed, en la periferia de Washington, haciendo llamados y tuiteando desde el centro médico.

Conley dijo que el presidente había sido trasladado al centro médico el viernes después de un “rápido avance” del covid-19, con sus niveles de oxígeno bajos. Incluso recibió oxígeno antes de ser hospitalizado.

Brian Garibaldi, otro de los médicos de Trump, dijo que el presidente había estado “de pie y andando”.

“Si continúa sintiéndose y viéndose tan bien como hoy, tenemos esperanzas de poder darle de alta tan pronto como mañana (lunes) para que pueda continuar su tratamiento en la Casa Blanca”, dijo el médico.

El sábado en la noche, el equipo médico había dicho que el presidente no estaba fuera de peligro, pese a manifestarse “cautelosamente optimista”, luego de declaraciones del jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, quien mostró preocupación por la salud de Trump, generando confusión.

Ese mismo día, el mandatario difundió por Twitter un video en el que aseguró sentirse “mucho mejor”, y señaló que volvería “pronto”.

Entre el sábado por la noche y el domingo por la mañana, Trump estuvo en comunicación telefónica con varias personas, entre ellas su subdirector de campaña Jason Miller, cuando falta solo un mes para las elecciones del 3 de noviembre.

Un sondeo, realizado dos días después del debate presidencial con su rival demócrata Joe Biden el martes, y antes de que se conociera la enfermedad de Trump, mostró que su índice de adhesión estaba llegando al punto más bajo en el año.

La encuesta de Wall Street Journal/NBC le dio a Biden una ventaja del 53% contra 39% entre los votantes registrados.

La hospitalización de Trump ha generado simpatía generalizada, pero muchos consideraron que estaba pagando el precio por restar importancia a la gravedad de la pandemia.

Los médicos han tratado a Trump con dexametasona, un fármaco de la familia de los corticosteroides eficaz contra formas graves de covid-19, además del antiviral remdesivir y el cóctel experimental de la empresa Regeneron. Pero no hubo detalles sobre el estado pulmonar de Trump por parte del equipo médico.

Enlaces patrocinados