Un sacerdote ortodoxo herido por bala en ciudad francesa de Lyon

Right-wing party Les Republicains (LR) MP Eric Ciotti, French President Emmanuel Macron and Nice Mayor Christian Estrosi visit the scene of a knife attack at the Basilica of Notre-Dame de Nice in Nice on October 29, 2020. - France's national anti-terror prosecutors said Thursday they have opened a murder inquiry after a man killed three people at a basilica in central Nice and wounded several others. The city's mayor, Christian Estrosi, told journalists at the scene that the assailant, detained shortly afterwards by police, "kept repeating 'Allahu Akbar' (God is Greater) even while under medication." He added that President Emmanuel Macron would be arriving shortly in Nice. (Photo by ERIC GAILLARD / POOL / AFP)

Un sacerdote ortodoxo de nacionalidad griega fue tiroteado con una escopeta de cañones recortados este sábado en Lyon (suroeste de Francia), hacia las 16H00 (15H00 GMT) y el presunto autor se dio a la fuga, indicó a la AFP una fuente policial.

El sacerdote “estaba cerrando su iglesia”, precisó esa fuente, que añadió que se encuentra en estado grave.

“No había ninguna ceremonia” dentro de la iglesia y “el sacerdote no iba vestido con ropa sacerdotal”, indicó la misma fuente.

Según un periodista de la AFP presente en el lugar de los hechos, la pequeña iglesia donde se produjo el tiroteo se encuentra en un barrio residencial de Lyon (centro-este), donde había muy poca gente en la calle durante el primer sábado del nuevo confinamiento en Francia.

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, organizó una célula de crisis en su Ministerio en París.

De momento, la fiscalía antiterrorista francesa no se hizo cargo de la investigación del ataque en Lyon.

El primer ministro Jean Castex recordó “la total determinación del gobierno para permitir a todos y a cada uno de practicar su religión con total seguridad y libertad”.

“Nuestra voluntad es fuerte y nuestra determinación no decaerá. Es el honor de Francia, es el honor de la República”, añadió Castex durante un desplazamiento el sábado en Saint-Etienne-du-Rouvray (noroeste), donde el cura Hamel fue degollado en una iglesia en 2016 por dos jóvenes yihadistas.

El ataque en Lyon se produce solo tres días después del atentado en la basílica de Notre-Dame de Niza, donde un joven yihadistas armado con un cuchillo asesinó a tres personas.

El gobierno francés permitió que los lugares de culto se mantengan abiertos hasta el lunes para celebrar el día de Todos los Santos, antes de volver a cerrar por el nuevo confinamiento para frenar el covid-19.

Tras el ataque en Niza, el ejecutivo elevó al nivel máximo la alerta antiterrorista y aumento de 3.000 a 7.000 los soldados desplegados en el país para proteger las escuelas y los lugares de culto.

Estos militares se verán apoyados por los 7.000 miembros de las fuerzas de seguridad, la mitad de ellos policías reservistas, que a partir del lunes se encontrarán a disposición de los prefectos (delegados del gobierno) para garantizar la seguridad.

Esta misma semana, en Niza, ocurrió un ataque con cuchillo en una iglesia en Niza en el que murieron tres personas, incluyendo una brasileña, en un país conmocionado por una ola de ataques.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>