De lo táctil al tacto, la posible evolución de la telefonía celular

Fotos: unsplash.com

La tecnología ha cerrado brechas a pasos agigantados en nuestra cotidianidad simplificando innumerables actividades. Hoy en día es difícil concebir nuestro día a día sin nuestro celular inteligente no solo para comunicarnos, sino para entretenernos y realizar toda clase de transacciones. Sin embargo, en busca de una mayor practicidad y conveniencia tan versátil parece ser que este dispositivo estará pronto a tener sus días contados.

Si bien el primer teléfono inteligente apareció en 1993, no fue hasta 2006 cuando Apple lanzo su iPhone que un universo de posibilidades se abriría para nosotros. Desde entonces, incontables actividades se nos han facilitado, vinculándolas a nuestro celular que se hace imposible concebir la vida sin este aparato. Aunque algunos acusen esta relación como dependencia tecnológica, rechazar su uso nos desvincula de la conectividad de nuestro mundo y de todos sus beneficios.

Un universo de bondades

Entre sus tantas funcionalidades, el entretenimiento es quizás el que más ha motivado su uso. A través de las aplicaciones y la tecnología de retransmisión de datos, más conocida como streaming, se hace posible realizar videollamadas, ver películas y series, jugar videojuegos, e incluso jugar al casino en forma online sin necesidad de descargar datos en nuestro equipo, mientras conservemos una conexión estable a internet. Algo que ha sido posible gracias a las redes inalámbricas más poderosas como el 5G y al alcance global que están teniendo incluso en los lugares más aislados de nuestro planeta.

Otra funcionalidad, desde el punto de vista más práctico, es la posibilidad de realizar toda clase de transacciones con el celular sin necesidad de cargar con dinero o una tarjeta bancaria. Esto ha hecho que estas operaciones sean más convenientes e incluso seguras, gracias a funciones como el escaneo biométrico para validar su aprobación. Desde efectuar pagos de servicios públicos, cobrar y recibir honorarios e incluso efectuar apuestas online en vivo durante los partidos, se hacen posible en cuestión de instantes. Esto ha ahorrado a muchos su valioso tiempo, pudiendo dar un uso más provechoso y útil. De otro modo estaría dedicado a las agotadoras filas de los bancos.

Con tantas bondades es difícil pensar en un substituto para los celulares. Pero, así como llegaron para hacer más llevadera nuestra existencia, otra invención estará próxima a tomar su lugar con beneficios aún mayores.

Una segunda piel más inteligente

Entre las propuestas más ambiciosas, el billonario y filántropo Bill Gates a través de su fundación está trabajando en la creación de un tatuaje electrónico temporal que cumpla las mismas funciones de nuestros dispositivos. Esta tecnología inicialmente prevista para fines médicos y deportivos, recopilaría datos sobre los signos vitales de sus usuarios de manera menos invasiva, utilizando para ello sensores y rastreadores junto a una tinta especial a modo de conductor eléctrico.

La visión de Gates es poder ir más allá con este tatuaje y permitir el envío de mensajes, llamadas e incluso buscar direcciones de la misma forma que haríamos con un teléfono inteligente cualquiera. De hacerse viable y masificarse esta tecnología, reduciría en gran media el costo ecológico e incluso energético, pues será nuestra propia bioenergía quien nutra a este innovador dispositivo.

Aunque un cambio tecnológico de esta magnitud tomará su tiempo en efectuarse, no hay dudas que seguirá sumando beneficios a lo que ya se ha logrado, conectándonos aún más en profundidad, pero al mismo tiempo, dándonos más espacio para seguir agregando valor a nuestro tiempo.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>