238 años del natalicio del Libertador

Dentro de cuatro días (el sábado 24) se cumplirán 238 años del natalicio en Caracas de Simón Bolívar, quien ya con el título de Libertador, le llevó la independencia a todo el continente después de trece años de cruenta lucha comenzando por la Nueva Granada (Colombia después de 1886), su Venezuela natal , Quito (Ecuador después del 14 de mayo de 1830), Perú, en cuyo Alto fundó Bolivia el 6 de agosto de 1825 y en el 1903, se incorpora Panamá y pasan a ser seis naciones independizadas por su espada y su criterio anticolonialista y revolucionario. Simón Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Blanco y Ponte nació en efecto el 24 de Julio del 1783. Sus padres fueron Juan Vicente Bolívar y Ponte y María de la Concepción Palacios y Blanco, quienes fallecieron y quedó huérfano a los 9 años. Pasó entonces al cuidado de su abuelo materno Feliciano Palacios.

Tuvo una vida temprana de orfandad que también lo deja viudo a los 20 años de edad por el fallecimiento de su esposa María Teresa del Toro y Alaisa, con quien contrajo nupcias en Madrid el 26 de mayo de 1802 y muere en Caracas en 1803. Dos años más tarde, el 15 de agosto de 1805, estando en el Monte Sacro en Roma y en presencia de Simón Rodríguez quien fue su mentor y maestro en Caracas, pronuncia el Juramento que habría de llevarlo a ser la gran figura continental como su Libertador. Esto es parte de lo que dijo nuestro Padre Libertador: “ Este pueblo ha dado para todo menos para la causa de la Humanidad: mesalinas corrompidas, agripinas sin entrañas, grandes historiadores, naturistas insignes, guerreros ilustres, procónsules rapaces, sibaritas desenfrenados, aquilatadas virtudes, crímenes groseros, pero para la emancipación del espíritu, para la extirpación de las preocupaciones, para el enaltecimiento del hombre y para la perfectibilidad definitiva de su razón bien poco, por no decir nada. La cristalización que ha venido del Oriente, ha mostrado aquí toda sus fases, ha hecho ver todos sus elementos, mas en cuanto a resolver el gran problema del hombre en libertad, parece que el asunto ha sido desconocido y que el despejo de esa misteriosa incógnita no ha de verificarse sino en el Nuevo Mundo”.

“Juro delante de usted, juro por el Dios de mis padres, juro por ellos, juro por mi honor y juro por mi Patria que no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma, hasta que no haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español”.

 

Enlaces patrocinados

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com