InicioOpinión529 años de burlas

529 años de burlas

En 1492 llega a estas ‘tierras de gracia’ lo trágico-burlesco en las propias naves de los mal llamados descubridores de América. Una siembra que echará gruesas raíces en medio del padecer continuado de la invasión-expropiación que ya alcanza los 529 años.

Surge así el frente de los poderosos invasores con visión y aliento de jerarcas con recursos económicos, sociales, políticos, militares y dispuestos a construir sus asientos de mando para controlar como ‘raza culta, civilizada’ y con sus fuerzas estatales, represivo-torturadoras, siempre dispuestas a acometer todo género de crimen y barbarie contra las ‘razas inferiores’ y desheredadas.

Una empresa de desafío a todo aliento de vida. Impensable entonces que podía aparecer un aparato de destrucción de tal magnitud que llegara a producir el aniquilamiento de millones de humanos considerados como una simple “animalidad”. Una realidad que se bautiza con el mote de descubrimiento que no es más que el ejercicio de la peor burla-mentira.

Y desde entonces se consideró al originario de estos territorios como seres que debían someterse o exterminarse  para que el invasor, sobre las bases del  crimen y la destrucción,  construyera el marco de una “nueva, verdadera y digna sociedad”.

Es la convocatoria forzosa a que esa población sea educada y moldeada para contribuir, con mentalidad y acciones serviles y controladas, en la historia del sometimiento de lo existente para levantar un imperio definitivo de dignos propietarios, que serán cada vez más gente de la riqueza y la totalidad de los poderes. Y frente a ellos, los pobres desheredados que nacen y permanecen en la manipulación, el destrozo, la muerte y que nada tienen que buscar como vida ni como felicidad.

529 años después estamos en el mismo sitial y tiempo del sojuzgamiento, pero en el cuadro de otras circunstancias, aunque permanece la misma raíz, proveniente del modo de producción explotador, que rige en este lapso del oprobio, el engaño, la burla y la miseria.

Y este panorama se mantiene a lo largo de la geopolítica mundial. Sucesión del mismo aplastamiento y dolor de la ‘grandeza’ contra la ‘inferioridad’. El siempre adiós a la vida y la justicia.

Sancho, ¡Pero llegará la hora del pueblo-colectivo que en lucha, creación y ya sin burlas, inaugure, al fin, el tiempo del inicio de su vida, negada hasta en “democracia y revolución”!

@ABlancoMunoz