Abur Donald…

Era imposible que una presidencia como la de Donald Trump pudiera concluir con una evaluación destacada que avalara su reelección.

Fue triste período, adonde él vertió toda la gama posible de bufidos, insultos, amenazas, medias verdades y mentiras exhibidas.
Brutalidades que salieron de su descontrolado cerebro durante cuatro años. Su patología discursiva adornada por una incesante locuacidad agresiva, imposible de copiar cuyo unico remate era dar vigencia a un pretexto insípido: “Make America Great Again”.
Período de patológica parafernalia que jugaba con los abalorios cargados de la abundancia de símbolos nacionales como escenografia que enmarcó su impensable tragedia final.

El factor desencadente de este exabrupto del 5E fue un discurso en los alrededores de la Casa Blanca, donde Trump repitió que le habían robado las elecciones. Decenas de enajenados se dirigieron luego hacia el Capitolio, donde se registran los incidentes.
Lo real, los demócratas, se han quedado este miércoles con los dos asientos de Georgia en el Senado y arrebatan a los republicanos el control de la Cámara alta.

Su final lo marcan centenas de manifestantes que irrumpen en el Capitolio de Estados Unidos, azuzados por el presidente Donald Trump. Tal horrendo preámbulo y su desenlace deja impavido al mundo. Tanto que los incidentes obligan a evacuar al vicepresidente Mike Pence y a suspender la sesión en la que debían ser ratificados los votos que dieron la presidencia a Joe Biden; que en su huida de este infierno declaró: “Esto no es una protesta, es un golpe de Estado”.

En Venezuela algunos, de desaforada adjetivacion, insisten en decir, aún despues del aquelarre, “que la democtacia USA es el centro del Mundo Libre”. Que b…

Trump manda a movilizar la Guardia Nacional en Washington. Y otro poder mas real que el que pretende ejercer el presidente, el Pentágono, le dice que no acepta su orden. Contradicción que la prensa norteamericana no podra explicar.
Diez exsecretarios de Defensa en carta a The Washington Post, advierten: “involucrar al Ejército en una disputa electoral es cruzar a un territorio peligroso”.

El senador de Arkansas Tom Cotton, uno de los conservadores que suenan como posibles precandidatos republicanos para 2024, señaló que él no formará parte de esta estratagema y advierte, esas gambetas “no le darán un segundo mandato”. El tramo final de la era de Donald Trump ha entrado en deflagración gubernativa y ética, o sea, Abur Donald….

Enlaces patrocinados