InicioOpiniónAntipatria pro sanciones

Antipatria pro sanciones

Tal como se esperaba, los Estados Unidos siguen apegados al guion que desde Babilonia siguen los países imperiales: las sanciones siguen.

Y tienen en nuestro país connacionales que rezan para que las aumenten.

De más está señalar a la inhabilitada y su suplente como parte del grupillo de venezolanos que, viendo los daños que esas sanciones le hacen al pueblo llano, cada vez que se encuentran con fablistanes extranjeros o con un diputado yanqui siguen, cual sádicas con su víctima, exigiendo que nos vuelvan a sancionar pero con más fuerza.

No vale la pena llover sobre mojado porque de esa gente que evidentemente traiciona la nacionalidad se ocupará la historia; es hora de señalar otros hinchas de las sanciones.

Se trata del grupete donde uno puede encontrar desde vendedores de encuestas que no se cumplen, pasando por “expertos analistas de la política” y periodistas que reciben mesada.

Esta gente se especializa en saltar a diario de radio en radio, de televisora en televisora y, últimamente, sus discursos antipatriotas se ven en las redes, para repetir hasta convertir en mantra el mandado por el cual les pagan.

El discurso es el mismo aunque no todos usan el mismo formato: unos le envían cartas al presidente Biden con lo que se descubren.

Otros leen supuestos estudios hechos “por una universidad” que nunca mencionan. Y los más abundantes en esta categoría de antipatriotas son los que se dejan entrevistar por compinches que les preguntan “cómo ves las sanciones”.

Con esa pregunta se desata el mantra que, a mi juicio, busca preparar a la oposición de una gran derrota.

Cogen aire, engolan la voz inflada por el compinche con carnet de escribano que lee presuntas hojas de vida, que si te cogen desprevenido puedes terminar pensando que entrevistan a un premio Nobel.

Estos pillos relatan que “las sanciones son malas porque benefician al Gobierno”, y cómo no hay entrevistador capaz de repreguntar, siguen con la farsa, buscando atrapar idiotas que no caen en cuenta de la magnitud de lo que dice el sinvergüenza entrevistado o quien escribe una carta a Biden y la hace pública.

Es decir, que a esta chusma no les duele el mal que las sanciones le hacen al venezolano silvestre y solo les molesta que según ellos “fortalecen al Gobierno”.

A mí me duele el daño a la gente y al país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí