InicioOpiniónApellidos y pillajes 

Apellidos y pillajes 

“Según tradición muy conocida en Caracas, vivía en esta ciudad a fines del siglo pasado una dama venezolana que sentía especial complacencia en la anacrónica tarea de revisar el linaje de todas las familias que, por un motivo u otro, pasaban al alcance de su memoria. Pero lo sabroso del caso consiste en que el conjuez que habitualmente elegía la dama para formar su tribunal de limpieza de sangre era una criada negra de su confianza. Y en cierta ocasión:

—Fulana, inquirió la señora, ¿Crees tú que los X.X. son realmente blancos?/ -Bueno, doña, sí, sí son blancos… —contestó la negra con cierta reticencia./—¿Pero, blancos, blancos, blancos? —puntualizó la ponente./—Bueno, doña, mire: esos tres toques los soportan muy pocas familias en Venezuela.”

Esta anécdota contada por Augusto Mijares en su libro Lo afirmativo venezolano (1963), lleva una carga profunda de brutal ironía en la ingeniosa frase de los “tres toques” y que desde el siglo XIX sigue sentenciando a la sociedad venezolana de hoy y los siglos por venir.

Un recorrido histórico que los “apellidos,” sus representantes y acólitos políticos no han querido reconocer, por eso odian y rechazan la vida, obra y pensamiento de Simón Bolívar. Y ni hablar de conocer, sentir, vivir, rescatar las culturas y modos de vidas de nuestros orígenes y comunidades ancestrales.

Los “apellidos” son en esencia fascistas, explotadores, capitalistas, odian la igualdad y la justicia social, son misóginos, odian a las mujeres aunque estás tengan “apellidos,” las utilizan y las desechan al igual que hacen con los políticos pobres e igualados que los apoyan.

En Venezuela los “apellidos” de verdad, verdad, añoran la sociedad esclavista, se identifican con la casta de los Estados Unidos, la supremacía blanca, la segregación, tienen la creencia en que los no blancos (negros, indígenas, latinos, asiáticos, etc.) tienen características grupales innatas e inmutables (como por ejemplo inferioridad humana).

Los “apellidos”, eternamente subordinados a los Estados Unidos, acostumbrados al pillaje de los bienes, productos y riquezas de Venezuela, pidieron y lograron el bloqueo económico y financiero contra Venezuela. Y si por si eso fuera poco, les mandaron e impusieron a un leal y admirador imperial como el candidato para las elecciones presidenciales del 2024. Entendido dicen los “apellidos” 

“Lo que no se siente no se entiende”, Simón Rodríguez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí