Html code here! Replace this with any non empty raw html code and that's it.
InicioOpiniónAristóbulo comunicador

Aristóbulo comunicador

El pasado 27 de abril se cumplieron tres años de la partida física del docente venezolano Aristóbulo Istúriz Almeida.

Durante esos días, amigos y conocidos recordaron al profe Istúriz o simplemente a Aristóbulo, como muchos, en un acto espontáneo de confianza, gustaban llamarlo.

Un mar de gestos emotivos inundaron las redes sociales o adornaron discursos en espacios como la Asamblea Nacional, la Alcaldía de Caracas o en escuelas y liceos de la capital y Barlovento, en fin, lugares donde se le rindieron sentidos homenajes y que este destacado político, maestro normalista y pedagogo conocía muy bien.

No pocos hicieron loas al Aristóbulo educador, al político, al burgomaestre capitalino, al funcionario público, al ministro, al legislador, entre otras notables áreas de desempeño de este simpático y humilde ser humano, nacido en Curiepe, conocida parroquia barloventeña del municipio Brion del estado Miranda.

Yo, por mi experiencia personal y profesional, el Aristóbulo que me gusta recordar, además del pedagogo y defensor del legado de Luis Beltrán Prieto Figueroa y de Belén Sanjuán, es ese Istúriz con el que trabajé hombro con hombro durante cinco intensos años, período en el cual aprendí muchísimo sobre las relaciones entre comunicación y política, pero en el que también, gracias a su confianza, tuve la oportunidad de aplicar todo lo aprendido en mis 12 años de labores como comunicador antes de mi llegada al Ministerio de Educación como director de Relaciones Institucionales, a principios de 2002.

Lo conocí mucho antes por circunstancias alejadas a la política. Ya tenía un acercamiento previo desde su cotidianidad, su hogar y su familia. Algunos años pasaron para que llegara a conocer al exalcalde y recién estrenado ministro, quien siempre otorgó un lugar estratégico a la comunicación institucional y, en nuestro caso, a la estrecha relación de ésta con la política, la educación y la cultura. Repito, fue una experiencia que me marcó para siempre, en lo personal, lo político, lo pedagógico y lo profesional.

Un día, el profe Roberto Malaver me felicitó por el trabajo comunicacional en el ministerio durante esa época. Yo le respondí: “Es que al frente estaba uno de los mejores comunicadores del país”. Malaver se rió pensando que me ufanaba de mí mismo. Y pronto agregué: “Aristóbulo Istúriz”.

Periodista y profesor UCV

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí