Ayudas miserables

Un viejo publicista, gran conversador fallecido,  solía decir que la publicidad “no sirve” cuando el producto es malo.

A ese compañero de conversaciones lo recordé cuando escuchando radio apareció una cuña dándole loas al diálogo mexicano.

La cuña me pareció excelente en cuanto a que en vez de locutores se usaron las voces de los protagonistas sacadas de las declaraciones de estos a la prensa.

No es nuevo el truco: ya en cuñas a favor de su  gobierno se usó la voz del presidente Carlos Andrés Pérez y luego con el presidente Chávez se volvió a utilizar esa técnica.

Pero volviendo al presente, cuando contrasté la excelente publicidad con lo que la realidad ofrece… debo concluir que el producto no es de la mejor calidad.

Y no se trata de demonizar los diálogos que no es mi posición sino de pesar lo que dice la publicidad y lo que la gente percibe.

Aparentemente lo único que tenían previsto los dialogantes fue ir a elecciones: para los políticos esto puede ser un paso adelante… si la oposición vacía y golpista cumple su palabra… pero para una población tan golpeada por la hiperinflación más larga de la historia… por las sanciones y los robos del interinato que se vendía como “alternativa”, eso es muy poco.

Peor: después del receso y antes de la vuelta a México… era de esperar que gobierno y oposición acordaran algo que le interese a la gente.

Pues no: lo que aparentemente pidieron los dialogantes fue alargar la fecha de inscripción de candidatos mientras dejaron ir la oportunidad de mostrarse unidos frente a la tragedia… y me refiero a las inundaciones del Valle del Mocotíes que tanto afectaron a Tovar, estado Mérida.

Sobre lo de cambiar fechas fijadas insisto en que esa manía, que ningún país exitoso, contempla… mata la institucionalidad del Poder Electoral

Luego no se quejen cuando las elecciones pautadas para cerrar mesas a determinada hora… estas sigan abiertas después del cierre… esperando electores que no aparecen.

Sobre la tragedia de Tovar… ciudad donde nació mi padre… en vez de aprovechar para dar una lección cívica y anti polarizante… cual perros y gatos comenzaron gobierno y oposición a arañarse.

Peor: con la Conferencia Episcopal lanzando leña al fuego… olvidando aquella máxima cristiana “que la mano izquierda no sepa lo que hace la derecha”.

Cacarearon una ayuda… y eso me perece miserable.

 

Enlaces patrocinados

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com