InicioOpiniónBelleza con belleza se paga

Belleza con belleza se paga

Creo que todas y todos sabemos que esas cosas que se fundan o refundan sobre los prexistente bello tienen una coloratura, una formalidad, unos sonidos… la imagen y cada cosa de su hechura insuflada por ese halo sanguíneo de vida y hermosura. Sucede diferente con aquello que plagia, se intenta suplantar por una falsedad que desvía el origen plenamente excelso.

Estamos hablando de belleza y de bondad porque según creo: no hay belleza sin bondad, porque sin ellas no hay humanidad. No pretendo negar a quienes han travestido la belleza y la han convertido en arte su hacer. Nada que ver con la belleza del género, valientemente asumida.

Estas palabras de hoy se las dedico a un hombre autentico y bello: el fundador de la Universidad Nacional Experimental de las Artes. Comandante de la belleza (entre otras comandancias plenamente ejercidas. Un homenaje más a un extraordinario ser que tuvo la voluntad para unificar lo que se debe integrar, acabando con prejuicios estructurales y mezquindades grupales e individuales. En aquella ocasión las instituciones llamadas Bellas Artes y todas las bellezas artísticas, las incorporó a un solo y diverso cuerpo educativo. Hoy con sus debilidades y fortalezas existe un Sistema Educativo de Artes en el País, en el que Uneartes es un eslabón imprescindible en hermandad e inclusión.

Desde aquel 2006 hasta ahora es mucho lo que se ha avanzado a pesar de los feroces ataques del capitalismo. Mi opinión es que pueblo cultura y pueblo artista se están reconociendo más en un mismo barro genético y sabemos cuándo la torta de misia Felicia, el mondongo del parador turístico del 23 de enero, esas bellezas de vajillas de barro de Lara, esas carteras y bolsos de cuero de Luis Piña, el impresionante ojo de luz de Rodrigo Benavides, la Caracas de Juancho, la malandreria contemporánea hecha danza de Félix Oropeza, el poder creador del barrio San Agustín, la sutileza de la voz de Fabiola José y el cañón de Amaranta. Cada vez que mi padre, mi abuelo arreglan un aparato electrónico aparece la magia del arte en todo su esplendor. Como cuando Leonel Ruiz “esta la compuse con letra de Chávez” o Roberto Duque suelta su prosa limpia de pueblo. Vean el arte mural “menor” de mis barrios. Gracias a Dios y a Chávez declaramos que aquel arte con ínfulas “de mayor” a muerto porque solo existe de un pueblo que sabe hacer. ¡Vivan los obreros y obreras de todas las artes!

Deja un comentario

Artículo anteriorLa OPEP en Venezuela
Artículo siguienteLos negadores de la realidad