Big Apple is watching you!

Apple jurungará tus fotos y mensajes para dizque detectar pornografía infantil, cotejando las fotos que confías a su nube con unas a que accede y cabe preguntar de dónde saca esas crápulas. Es por una duda que tengo. Y para entresacar las malas tiene que verlas TODAS. Te acusa de lo que comete. Fariseísmo, porque no creo que de verdad verdaíta se desvele por la infancia si accede a fotos así. Y no sé qué pornotraficante es tan bolsa para abrirse a Apple. ¿Ves que es un timo? Ya en 2014 varias celebridades denunciaron que Apple dejó verles imágenes íntimas.

Y anuncia que ampliará la perfidia. Autoproclamar más pretextos como el terrorismo, definiendo como tal lo que le dé la gana. Si ve tus fotos te ve todo. Sin pataleo porque ni te enteras de que te está hurgando ni qué. Una vaina despótica.

Las sanciones pueden ir desde avisar a las autoridades hasta un bombardeo. Lo dicho: Lo que le dé la gana.

Apple gana un platal, a cambio de dos méritos, y por eso prefiero sus corotos: inspiración tecnológica valiente y resguardo de la privacidad.

En uno de tantos tiroteos masivos, en 2016, el FBI capturó un iPhone bloqueado. Apple se niega a crear un atajo para desatar sus trebejos, porque eso “amenaza la seguridad de nuestra clientela”. Para Apple la seguridad privada mata la pública. Por eso te invita a negar tus datos a Facebook.

Y ahora sale con esta voltereta inexplicable. ¿Tú le crees que guarece la infancia? Yo tampoco. Es una traición que delata totalitarismo y atiza la paranoia imperial que pretexta su guerra contra el mundo. Ya le vimos el celaje.

Si Internet fue la primera institución anárquica exitosa, las grandes empresas que la asedian se han autoproclamado el Big Brother que prosó George Orwell en su novela 1984, en que un tal “Gran Hermano” acecha todo, para proteger, como Apple. Por cierto que Apple denunció al Gran Hermano cuando inauguró Macintosh en la mejor cuña de la historia.

El algoritmo de visión artificial puede reconocer tu cara desde París hasta Cúcuta, pregúntale a Rebecca Strößer, la alemana deportada de Cali. Estás a la merced de GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon). Una vez más, Snowden nos alerta. Por eso ¡liberen a Assange! Y a Saab.

@rhm1947

 

Enlaces patrocinados

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com