Bomba Digital

Vivimos una época donde los derechos humanos ya no son violados solamente por Estados. El polo corporativo transnacional: grupos empresariales y financieros de todo tipo acumulan más poder y menos legitimidad que los Estado Nación, convirtiéndose en transgresores violan los derechos fundamentales de los seres humanos.

En medio de la irrupción COVID 19 somos víctimas de una guerra informática, comunicacional, psicológica y biológica. Lo denunciaron dos gerentes especialistas de Facebook, advirtiendo de los peligros y afectaciones del ser humano por parte de estas empresas de comunicación: AT&T cuyo verdadero dueño es AOL Time Warner y las agrupadas en la GAFAT (Google, Facebook, Tuiter, Amazon y Apple). Totalitarismo de la imagen visual y cartelización de la mirada, si no nos apartamos del cartel.

Es un ataque de doble pinza: farmacéuticas camufladas en la OMS sirven la escena a las corporaciones tecnológicas y mediáticas, quienes aprovechan para imponer una ‘ecología gris’, realidad reducida al sistema binario, hasta prescindir de lo orgánico y lo vivo. Impiedad del imperio de la velocidad y de la tecnocracia contra la democracia de la proximidad, que intenta romper los vínculos entre los cuerpos animales, sociales y territoriales. (Virilio).

En el caso venezolano una corporación del entretenimiento DIRECTV, quien responde a un plan político perverso y sibilino, pretende quebrar nuestra tranquilidad psicológica, desequilibrarnos, en medio del confinamiento social.

Se valen de altas tecnologías convertidas en armas de guerra informativa. Y este nuevo ataque contra el pueblo dejándonos desinformados, trata de generar tristeza, odio y frustración, mermando nuestro derecho a estar comunicados y afectar nuestra libre escogencia, tributa a un plan mayor para debilitarnos y finalmente lograr el ansiado estallido social.

Agradezco el alerta que nos vienen haciendo Giorgio Agamben y Virilio sobre dictaduras tecnológicas, delirios telemáticos, guerra electrónica, ciberguerra de la corporatocracia contra el mundo pretendiendo instalar un totalitarismo tecnocrático: máquina de destrucción total del imperio gris de la informatización, sobre los seres humanos en busca de aniquilar el carbono que nos homogeniza como naturaleza y como humanos.

Enlaces patrocinados