InicioOpinión¿Caciques?

¿Caciques?

La investigadora Gudrun Lenkersdorf, en un artículo publicado en la Revista Chiapas en 2001, discute la denominación de “caciques”, utilizada frecuentemente para identificar a los líderes indígenas de distintos lugares de nuestra América. Señala que ese término fue asumido por los conquistadores españoles en las Antillas y después introducido y generalizado a todo el continente americano.

La Cédula Real del 26 de febrero de 1538 prohibió llamar “señores”a los líderes indígenas. Por orden real a todos debe llamarse caciques porque: “… así convenía a nuestro servicio y preeminencia real y mandamos a los virreyes y audiencias que no lo consientan ni permitan y solamente pueden llamarse caciques y principales”.

El título de señores les hubiera igualado a la aristocracia, pues en España el tratamiento de “señor” estaba reservado a los “nobles”, era otorgado por el rey y suponía el señorío sobre tierras y vidas. De ninguna manera, quería la corte española que a los líderes indígenas se les nombrara de la misma manera.

El uso de la palabra cacique y su nombramiento en las comunidades sometidas, fue imposición de los españoles. La designación de caciques fue un mecanismo para garantizar el control sobre los grupos indígenas y el pago de tributos por parte de los mismos; de hecho, nombraban como caciques a los que fueran más leales a los españoles.

Las formas sociopolíticas de los pueblos indígenas fueron muy diversas. Así como hubo imperios y pueblos que reconocían a alguien como jefe, en muchos otros casos, los pueblos se gobernaban asambleariamente o tenían varias autoridades con encargos distintos.

Los españoles descalificaron cualquier organización sociopolítica que no se basara en una jefatura unipersonal y hereditaria. Consideraban que la monarquía era el único régimen político aceptable.

Muchos pueblos originarios, antes de la llegada de los españoles, no tenían jefes permanentes, los asuntos importantes eran discutidos y decididos por la comunidad; solo nombraban líderes (a los que no llamaban caciques) en situaciones especiales como la guerra e, incluso en esos casos, podían ser cambiados por decisión colectiva.

La revisión del uso indiscriminado de la palabra cacique es parte del proceso necesario de la palabra cacique es parte del proceso necesario de descolonización de la memoria.