InicioOpinión¿Cambio de ministros o de políticas públicas?

¿Cambio de ministros o de políticas públicas?

El Presidente ha anunciado y nombrado un nuevo equipo de Ministros, con los cuales aspira realizar un conjunto de actos que le den al Ejecutivo un relanzamiento de proyección en su imagen. Por eso la pregunta de esta reflexión, situar la diferencia entre un cambio de políticas públicas, de auténtica dimensión, o una sustitución rutinaria de nombres en el aparato de gobierno.

Decimos que ha de estudiarse la pretensión de los nombramientos a la luz de los objetivos que tiene planteado el Jefe del Ejecutivo Nacional. Pareciera una situación de rutina administrativa, de “agiornamiento”, si lo buscado es un simple relevo de un equipo de gobierno, mas no de un giro estratégico en la conducción de la políticas públicas, las cuales se pretenden cambiar a fondo y así dar a luz un golpe de timón en los nuevos objetivos a alcanzar.

Se ha discutido el actual modelo de gobierno, al que se le señalan políticas erróneas en los diversos campos económicos-financieros, lo cual ha conducido a alarmantes cifras en rojo en las diferentes áreas de los sectores productivos nacionales. Los señalamientos de líderes gremiales reconocidos, confluyen en que hay una desmejora ostensible en dichas actividades, desglosadas por regiones, rubros, tiempos y áreas. Hay confluencia en graves señalamientos de caídas vertiginosas de cifras en ellas que resultan irrebatibles. Se fundan en encuestas, estudios, análisis y proyecciones. ¿Está dispuesto el Ejecutivo a revisar a fondo las erróneas políticas aplicadas que han conducido a una caída ostensible del sector privado de la economía?

Pues bien, hacia allá es adonde debieran apuntar los cambios, fundados en mesas de trabajo, en actitudes de rectificación, en confluencia de voluntades de los voceros privados y del equipo oficial. Ha de ser un giro progresivo, continuo, integral que convoque las voluntades de esos factores que hoy están desactivados, arrinconados y sin motivación. Así entendemos el cambio de las políticas públicas, que gozarían de un amplio consenso, donde se reconozca la propiedad privada, la libertad de empresa y se respete la libre iniciativa de los particulares consagradas en la constitución. Creemos que ése es el giro que está planteado en las políticas económicas.

Profesor universitario

Deja un comentario