Capitalismo apocalíptico

El capitalismo se está luciendo con la pandemia. Pocas veces ha brillado con luz más tenebrosa. “Socialismo o barbarie”, predicó nuestra Rosa Luxemburgo. Dicho y hecho: la mataron y vino la barbarie nazi.

Se está escondiendo deliberadamente la experiencia venezolana: ¿Cómo en un bloqueo sádico Venezuela contiene la hecatombe? China y Cuba también, e igual las silencian.

Porque si se entiende a China, Cuba y Venezuela, se entiende el revolcón mundial. Desde las primeras alertas Venezuela tomó decisiones que se ignoraron en Europa y los Estados Unidos, con más arrogancia que ciencia. Es por esa soberbia criminal que allí la enfermedad ha causado tanto daño. ¿Cómo es que Venezuela tomó medidas que impidieron el holocausto que está fulminando a Occidente? Desde el viernes 13 de marzo de 2020 Venezuela comenzó su cuarentena. Decidió, entre tantas acciones, localizar y hospitalizar a toda persona contagiada. Gratis. Todo liderado por Nicolás Maduro, de quien la oposición epiléptica dice que es bruto e ignorante por ser chofer de autobús. Pero condujo la primicia mundial de interceptar las cadenas de contagio.

La razón de esa perspicacia es el socialismo. Porque los gobernantes puestos por los grandes capitales tienen una prioridad única: la usura. Y dicen literalmente: “Al carajo los enfermos”. De allí el negacionismo analfabeto de Tierra plana de Trump, que recetó ampolletas de cloro; Bolsonaro, más bruto, dijo que era uma gripezinha; Boris Johnson desestimó un mal que por poco no lo mata.

Por eso están haciendo minuciosamente todo para que la pandemia nos mate, que ríete del Apocalipsis de Juan. Hacen vacunas que pueden ser peores que la enfermedad, si es que se consiguen, porque las están pichirreando para sacarles más plata. El capitalismo nunca ganó tanto. Los gobiernos bipolares aflojan la cuarentena  y tiran toques de queda convulsos cuando el chaparrón arrecia. Nada de eso pasa en Venezuela, que enfrenta al mismo tiempo pandemia y bloqueo. Total, ya derrotamos un terremoto en 1812 y poco después el imperio español, que intenta volver. Tarde, porque ya sabemos derrotar superpotencias.

Hay que prepararse para su apocalipsis en medio de la guerra de Biden contra el planeta. Regresa, Trump, estás perdonado.

@rhm1947

 

Enlaces patrocinados