InicioOpiniónCastillete y la Ley Antibloqueo

Castillete y la Ley Antibloqueo

El 2020 ha sido un año complejo para Venezuela no sólo por la pandemia del covid 19 sino por el recrudecimiento de las medidas coercitivas unilaterales que Estados Unidos. El bloqueo comercial, la agresión mediática, la manipulación jurídica, el robo de Citgo y Monómeros, el derrumbe exprofeso del cono monetario nacional y la hiperinflación son armas arteras que el imperio desata contra el país. 

En este clima adverso, sectores del poder constituyente como es el caso del colectivo Castillete vienen elaborando documentos con propuestas de soluciones. Por su parte el poder constituido ha desplegado distintos aportes: la Universidad de Caracas (Unexca) desarrolló el ciclo de conferencias Salarios en un país en guerra; y el presidente Maduro entregó a la Asamblea Constituyente un proyecto de Ley Antibloqueo. En este mar de ataques al Bolivarianismo, la mejor defensa es articular política y economía. 

La Oficina de Control de Activos Extranjeros de EEUU daña a Venezuela al afirmar que: “La presión contra Venezuela está funcionando, las sanciones financieras que hemos impuesto han obligado al gobierno a caer en default. Queremos ver un colapso económico total en Venezuela, nuestra estrategia funciona y la mantenemos”. Tal afirmación es respaldada por Mike Pompeo al aseverar que las sanciones han sido todas coordinadas con la CIA, directamente por el presidente Trump.

Políticas Económicas en el Marco del Plan de la Patria 2019-2025, es el nombre del documento elaborado por los combatientes de Castillete del Frente de Colectivos Revolucionarios Sergio Rodríguez. El mismo comienza con un epígrafe de Simón Rodríguez “Toda revolución política pide una revolución económica”. Comprende tres puntos: crear el Estado Mayor Presidencial de Economía, fortalecer el mercado interno con el impulso de la productividad del trabajo; y vigorizar el signo monetario. Para tales fines se recomienda crear el Ministerio de Inversiones Internacionales en Zonas Económicas Especiales y Zonas Francas y proponer un acuerdo económico nacional para la reactivación entre la nueva composición política emergente de la elección del 6D, la Central Bolivariana de Trabajadores del Campo y la Ciudad y los gremios empresariales, Fedeindustria, Confagan, Empreven. Para el colectivo Castillete, “lograr la paz económica y política implica dirigir los esfuerzos productivos con criterios de una economía de guerra”.  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí