Ceniza de gloria

Hace tan sólo tres días, pronunciaron sobre mí unas palabras que pretendían retomar mi identidad y marcarme, psicológica y hasta físicamente: “Acuérdate: naciste del polvo, y al polvo volverás”. Cuando joven estas palabras fustigaron de frente todos mis grandes principios sobre la autoestima en general, o sobre el gran valor de mi pequeña persona. “Acuérdate”: Pero, ¿cómo orientar hacia el pasado – deben ser luminosos – mis recuerdos que viajan sobre todo en el porvenir? Acuérdate que somos polvo: estos breves conceptos dominan el proyecto divino sobre cada uno de nosotros: la “nada” nuestra debe finalmente ser invadida por la conciencia divina de gloria futura. La plenitud de Dios llevada al término para ser transportada y transformada por el proyecto divino. ¡El polvo humano prometido a ser ceniza de gloria!

¿Cómo es eso, el polvo de gloria? La semana pasada, le pregunté a un grupo de jovencitos: ¿Cuánto vale, en un supermercado, un kilo de ceniza? Después de opiniones muy serias y más variables, volvió la opinión más o menos unánime en el grupito de jóvenes: el kilo de ceniza no vale nada, y no se vende tampoco tal cosa en ningún súper.

Importante paso adelante. Ah, pero aquí entra entonces la contradicción: me enseñan que yo no valgo más que una pincelada de polvo, pero que el enviado de Dios se hace polvo como nosotros. Terminamos por entendernos: soy una nada simbólica, pero un polvo de gloria tan grande que me permite trazar la cruz con ceniza en mi frente. La Cruz es el proyecto final que nos ha sido propuesto por la venida de Cristo en su encarnación.

Es cierto: seguiremos buscando cómo liberarnos de la ceniza que parece dominar nuestras vidas. El polvo nos mantiene dolorosamente en desánimo e impotencia. Así, el sacramental – casi sacramento – trazado en forma de cruz en nuestra frente, delinea la imagen del enviado de Dios, en forma de proyecto para nuestra vida. Mucho más que una simple ceniza o polvo inanimado, la cruz en nuestra vida transforma simbólicamente nuestra vida en ceniza de gloria.

Sacerdote de Petare

Enlaces patrocinados

[ajax_load_more]