InicioOpiniónChalecos amarillos

Chalecos amarillos

Francia dio un vuelco el 17 de noviembre 2018. La pillaron los chalecos amarillos.

Surge el movimiento de los chalecos amarillos (en francés, Mouvement des gilets jaunes) un alzamiento social de protesta.
Su novedad, segun los medios de comunicación, es ser espontáneo, transversal y sin portavoz oficial.

Los analistas sociales y políticos suscriben que se trata de un movimiento que viene de lo profundo de los sectores populares de Francia. Que se sienten rechazados por una sociedad que los olvidó. Y condenó a vivir como miserables en las zonas periurbanas o rurales del país. Paradójicamente es en París donde logra su máximo desarrollo.

Ellos no aceptan tutela ni vocería de ningún partido. No declaran por cuál votar, tampoco si van a votar. Simplemente están contra toda jerarquía política. Insinúan línea casi propia del anarco-sindicalismo.

Para mayor agravio, tanto la izquierda como la derecha no se sienten retratados con su cólera.

Se identifican con el Brexit inglés. En USA, con quienes apoyaron el asalto de Trump al congreso. En Italia, el movimiento “5 estrellas”. En síntesis, son movimientos generales que desconfían de las instituciones políticas. Y según el sociólogo François Dubet, albergan un profundo y permanente sentimiento de ser ignorados.

Melenchón, líder del partido comunista francés expresa que “al principio, todos eran de extrema derecha. Después fueron contra los ecologistas. Por tanto, no escuchan y desconfían de todos. Incluso de mí”.

Lo notable del movimiento es que ha creado vínculos de ayuda mutua con fuertes redes políticas, que probablemente volverán a movilizarse muchas veces mas.

Si se asoma alguien que aparente ser su líder, simplemente lo liquidan. Se asocian mas con la rabia que con programas.

El sociólogo Jean Viard los siente como expresión de una época que ofrece su última resistencia: su honor; pero, no quieren tomar el poder.

Sí reclaman que aparezca una autoridad para corregir una sociedad que va por una dirección injusta, desigual e incorrecta.

Una de las frases mas celebrada de sus pancartas, que asociamos, con la creatividad de Mayo 68, la eternizaron en uno de los muros del Arco de Triunfo: “Más fuerte que la pasión… la ilusión”.

Esperemos, vendrán nuevos movimientos, cuando Francia salga de la pandemia. Al aumentar el desempleo por cierre de grandes fábricas, Ejemplo, tractores.

Su consigna es: “Apaga la tele, rompe las cadenas y ponte tu chaleco amarillo”.

Artículo anterior
Artículo siguiente