Chao, OEA

Mañana, por fin, Venezuela saldrá de esa compañía de lacayos llamada OEA, donde huele a azufre desde su creación en el 48, precisamente en Bogotá donde el tufo a metano se ha sentido por 200 años. Su primer “gran logro” fue la expulsión de Cuba del organismo en 1962.

El presidente Chávez tuvo el tino y la visión de acabar con ese bodrio y lograr la integración entre nosotros mismos, los latinoamericanos, sin la odiosa presencia de EEUU y su patio delantero, Canadá. Fue así como nació UNASUR, que llegó a ladrarle en la cueva a la OEA, a pesar de que entre sus miembros figuraban también algunos de los que no se atreven a roncarle al imperio norteamericano. Creó igualmente la ALBA y últimamente la CELAC, su mayor proyecto integrador.

La OEA está formada por 35 países, 18 de los cuales son ahora la punta de lanza gringa contra Venezuela. A quienes creen que el presidente Maduro habla gamelote cuando denuncia las intenciones del imperio de invadirnos, les hacemos un breve recuento histórico: Stroessner (1954) dio un cruento golpe en Paraguay.

Ese mismo año Guatemala fue invadida y depuesto Jacobo Arbenz. En 1963, República Dominicana fue invadida para derrocar a Bosch. En 1964 fue tumbado Joao Goulart en Brasil. Argentina sufrió dos cruentos golpes, en el 76 y en el 86, que dieron lugar a una matanza, que se calcula entre 30 mil y 45 mil. En Bolivia 1971, Hugo Banzer se impuso por la fuerza. En 1973, autogolpe de Bordaberry en Uruguay. Ese mismo año, Pinochet tumbó a Allende. Más de 30 mil chilenos asesinados. En El Salvador, derrocaron a Romero, con el trágico saldo de una guerra civil de 12 años y más de cien mil muertos. En 1989, le tocó a Panamá ser invadida por una “causa justa”.

En Perú, 1992, Fujimori dio un autogolpe. En Haití, 2004, secuestraron al presidente Aristide y lo depositaron en África. Misma suerte le ocurrió a Zelaya en 2009, en Honduras. Lugo fue derrocado en Paraguay en 2012 y a Dilma Rousseff, le dieron un golpe parlamentario brasileño en 2012. En todas esas acciones, Estados Unidos tuvo participación descarada, ¿Y la OEA? Viendo pa’dentro, como dicen.

76 bases militares gringas están instaladas en Latinoamérica, ¿Qué hacíamos nosotros en la OEA? Mañana es día de celebración.

Deja un comentario