InicioOpiniónCivilización cristiana

Civilización cristiana

A días de las elecciones más frías del universo… en parte por las dificultades económicas y también por la falta de compromiso de los candidatos con programa alguno, con lo cual las promesas suenan cual perola vacía, regreso a escribir sobre cosas más importantes.

Una es la muerte de la civilización cristiana que en los últimos tiempos ha caracterizado Europa y los países que fuimos sus colonias y que culturalmente aún lo somos… como nosotros.

A esta altura la Conferencia Episcopal rebatirá  este  señalamiento con la asistencia a la misa dominical que por cierto viene en picada desde el siglo pasado… y también desde el norte lo podrán hacer con semejantes argumentos las iglesias reformadas que son base de la cultura yanqui.

Y no se trata de discutir si un  fenómeno que tardó varios siglos en coger cuerpo, porque las ideas de Jesús poco influyeron en el imperio romano, si no se hace algo desaparecerá pronto aunque ese “pronto” no lo veremos.

Se trata de que las ideas de un Dios padre de todos…  capaz de perdonar… y amante… a diferencia del Jehová busca pleitos… negador de otras divinidades y prometedor tierras ajenas a sus seguidores… ideas que por supuesto los romanos militaristas aunque civilizadores… no las predicaron… y que tarde cuajaron en lo que después llamamos Derechos  Humanos… van pasando a un segundo plano. Y así el mundo vuelve al salvajismo de la Edad Media.

¡En todo lo que se llamó occidente se percibe hoy una  caída en el apoyo a la democracia que por su carácter pacífico es cristiana a pesar de las Cruzadas y otros horrores… y a la par un ascenso al que nadie se opone… de las ideas autoritarias!

Por supuesto que eso nos afectará, pero quizás más correcto sea comentar la retirada de Ocariz… sin apoyar al otro de los 5 candidatos que la oposición inscribió en Miranda.

Sin embargo el tema es importante y uno es necio  tanto como para ver que en la proliferación de partidos –el CNE insiste en que hay más de 100 lo que sería record Guinnes- sin ideología o programa por el cual los militantes se guían en sueños… luchas  y concreciones… cualquier impostura impulsada por la desesperación y por la antipolìtica… puede prosperar.

El espacio es corto pero dejo en el aire que la oposición que se refunde tiene que ser cristiana… para ser humana y democrática.