COVID-19: entre lo individual y lo colectivo

El Observatorio Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, Oncti, desde el momento en el cual se decretó el período de cuarentena en el país, en marzo del año 2020, procedió a revelar la información diaria sobre casos de contagio, muerte y recuperación por causas de la COVID-19. Sin embargo, dada la abundante data publicada, se asumió la tarea de cruzar multiplicidad de cifras a fin de publicar estadísticas con valor agregado que fuesen útiles a todo el público usuario de la página web del Oncti.

Es así como se hizo una clasificación por regiones o estados, tipo de contagio (comunitario o importado), la comparación entre Venezuela y el mundo y la de América Latina, sumando esfuerzos por comprender la incidencia e impactos de las medidas tomadas por el gobierno bolivariano para atender la pandemia aun cuando, adicionalmente, somos una nación asediada por medidas coercitivas y bloqueos unilaterales.

Los cuadros comparativos muestran que, atendiendo con premura y tomando acciones contundentes, logramos ser uno de los países donde no se extendió la letalidad del virus de manera exponencial, sino que, por el contrario, se mantuvo durante muchos meses de manera controlada.

El recibimiento de conciudadanos provenientes de diversos países elevó los casos de contagio, las medidas que flexibilizaron los meses de diciembre del año 2020 también contribuyeron con ello. A pesar de eso, nuestras cifras de recuperación son de las más altas del mundo (sobre 90 por ciento) lo que implica en consecuencia, bajos índices de letalidad (un poco más del 1 por ciento)

Hoy en día el llamado a inmunizarse y haber logrado acceso a vacunas contra el virus, ha permitido integrar medidas de bioseguridad, recuperación económica, posibilidades de retorno a clases y un evidente mejoramiento del sistema público de salud, no sin antes mencionar que el sector privado (clínicas y hoteles sanitarios) ha participado de manera conjunta para hacer de esta pandemia una situación controlada, a pesar de los muchos caídos en esta batalla.

Las variantes que surgen como mutaciones del virus, han vuelto a colocar las alertas sobre los niveles de contagio, especialmente en Caracas y Miranda los cuales declaran el 30 por ciento de los casos.

En este momento, cuando el retorno a clases está planteado como posibilidad así como la flexibilidad propia de los días navideños en pro de las actividades económicas, vale retomar algunos conceptos que tensionan lo políticamente urgente, referido al cuidado de la gente, del pueblo del que es responsable, en términos de garantizar el derecho a la salud y a la vida, con lo científicamente importante que está orientado a continuar con las investigaciones necesarias para superar esta pandemia mundial y lo económicamente necesario, como tres aristas que entran en constante tensión pues parecieran estar en momentos distintos y entrar en contradicciones cuando se trata de la vida.

Así, resolver estos temas sin afectar al ser humano que ha estado en el centro de la acción política, es un dilema permanente que forma parte de las decisiones de más alto nivel, así como de las políticas públicas que se formulan y diseñan para su beneficio. Todo parece importante y debe seguir su curso, vacunarse y mantener las medidas de bioseguridad son las únicas acciones que se mantienen inamovibles, aunque en muchas situaciones, depende de la actitud y voluntad individual especialmente de aquellos que deciden no vacunarse y no usar adecuadamente los tapabocas.

Y este es otro dilema que cruza con los anteriores: la tensión entre lo individual y lo colectivo como espacios de decisión que impactan definitivamente, en el comportamiento de las sociedades pues implica tener claridad sobre la importancia del otro/a, el principio de alteridad y otredad como valores societales que pueden hacer posible lo que se ha asumido como eslogan: si yo me cuido, te cuido. Es el sentido de la ética y la existencia humana, de la corresponsabilidad que tenemos de entreayudarnos para salir adelante.

La autora es presidenta del Observatorio Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación

e-mail: [email protected]

Twitter: @griromhill

 

Enlaces patrocinados

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com