InicioOpiniónCumbre de errores

Cumbre de errores

Error cumbre, de organizadores de la IX Cumbre de las Américas que se celebró en la ciudad de Los Ángeles, al no tener claro que no se puede dirigir este tipo de congresos como quien se siente el capataz de una franquicia, que acogota a todas las repúblicas de nuestra América y las mandonea, y exige el balance de sus gestiones de negocios.

Error cumbre, al omitir que ésta revive la idea de Simón Bolívar que realizó el primer Congreso de los países de América en 1826. La llamada se dio en el istmo de Panamá. E inspiraba el ánimo político para visionar la unidad política y social de este continente de nuestra América.

Error concitar esta cumbre, en nombre del espíritu de la Doctrina de Monroe y omitir el precedente de Bolívar.

Error, que de antemano, condenó al fracaso esta cumbre, por la vaguedad de la información de sus organizadores. Así, 48 horas antes del evento se desconocía oficialmente los países que serían invitados.

Error cumbre, del Gobierno de Biden, al tratar de imponer unilateralmente diversas opciones para disimular las exigencias de 20 países que se oponían a las exclusiones. Pero, se suman otros errores, al querer colocar en la lista de invitados a Estados patrocinadores del terrorismo.

Error por falta de análisis y tino para desarrollar estrategias con las cuales se pretendía manejar la cumbre, al suponer que estaba en un escenario donde el hegemón podía imponer condiciones. La realidad demostró lo contrario.

Error cumbre, de quienes no previeron cómo se vería el escenario ignominioso que se creó, cuando resultó que los países ausentes superaban en peso político a los presentes. Más otro error, cuando los organizadores trajeron a Los Ángeles la escoria golpista recogida en Cuba, Nicaragua y Venezuela, club de simulados presidentes, postizos demócratas, seres indeseables. Más el olor de partidos inexistentes, que deambulaban alrededor de la cumbre en una búsqueda indigna de dinero y apoyo, sin que nadie les hiciera caso.

La cumbre anota error, no pudo tapar a Associated Press, que dijo: “el ganador de la cumbre fue Maduro”, que sin haber lanzado un strike, gana por forfeit sin ir al estadium.
Este cúmulo de errores advierte el fracaso de Estados Unidos, y anuncia que lo ocurrido en el encuentro no puede quedar en la ambigüedad, requiere rectificación de acciones del continente como del imperio. Demuestra al somnoliento Biden que la prepotencia conlleva a errores.

Deja un comentario