InicioOpiniónDel Porteñazo a hoy

Del Porteñazo a hoy

Es el 02Jun-1962. Desde la tarde del día anterior se observa un clima raro en la Base Naval de Puerto Cabello. Se sabía que se acercaba un acontecimiento que podría verse como continuación del que se produce el 4 de mayo en Carúpano y que fue derrotado con la utilización de una mortal represión.

Pero en horas de la mañana, aunque algunas emisoras refieren un ambiente de levantamiento que calificaban de subversivo, a lo interno de la base hay intranquilidad y hasta pesar. La dirección del movimiento advierte que ninguna de las fuerzas comprometidas se había manifestado. Y con ello se alejaba las posibilidades de la insurgencia previamente planificada hasta con sus correspondientes juramentos.

Ante esa ausencia, el levantamiento pasa a nivel de sobrevivencia y a la defensa de sus posesiones. Imposible avanzar. Las posibilidades de triunfo se alejan, porque la guerra de posiciones no es ofensiva ni comprometedora. Llama al acuerdo, la negociación o el arreglo.

Alrededor de las 4pm, la dirección del movimiento acuerda con dirigentes del PCV y el MIR la liberación de los presos por la insurgencia guerrillera, para que vayan al combate cuando se impone ‘echar el resto’. Pero al momento de dar ese paso se fija una condición: lo que no tiene cabida aquí, dice claramente el capitán Pedro Medina Silva, son las consignas pro cubanas. El nuestro es un movimiento nacionalista empeñado en las luchas por la democracia y no por ningún tipo de dictadura. No somos ni seremos socialistas ni comunistas.

Cuando caen sobre Puerto Cabello las fuerzas de “represión democrática” se intensifican las bajas. En la madrugada un expreso en busca de refugio se encontró caminando materialmente sobre cadáveres en los territorios de la estación del viejo tren. El ametrallamiento generalizado del 3 aumenta las cifras de muertos y anuncia la derrota definitiva.

El movimiento fue conducido por los oficiales Manuel Ponte Rodríguez, Pedro Medina Silva y Victor Hugo Morales, entre otros. La conspiración seguiría en pie. Y el 04F y el 27N-92 mantienen con vida el golpismo-conspiración que tiene la propia existencia de nuestra llamada república libre, independiente y soberana.

Sancho: ¡Hoy, 60 años después, unos ven los 02Jun-62, ya sin aventuras ni improvisaciones, como vivientes y necesarios y otros como innecesarios porque ya llegó la revolución!

Deja un comentario

Artículo anteriorEnmienda, masacre y niños
Artículo siguienteSegunda vuelta