InicioOpiniónDelito de traición a la Patria

Delito de traición a la Patria

En la Asamblea Nacional se plantea el debate y desarrollo de un proyecto de ley sobre la traición a la Patria. Hoy quiero expresar que el primer delito del Código Penal es el de traición a la Patria y se castiga con la pena de prisión de veinte a treinta años. En ese sentido, la legislación penal venezolana ha mantenido como una prioridad, dentro de las diversas especies de delito, el de traición a la Patria y otros hechos punibles contra ella. En los siete códigos penales que ha tenido Venezuela, desde el Código de 1863 hasta el Código Penal vigente (el de 1926 con sus reformas de 1958, 1964, 2000 y 2005) el delito de traición a la Patria está previsto de primero para proteger a nuestra nación de los traidores.

En la actualidad cualquiera se pregunta: ¿Quiénes traicionan a la Patria? Y la respuesta, sin lugar a hesitaciones, es una sola: cualquiera que, de acuerdo con país o república extranjera, enemigos exteriores, grupos o asociaciones terroristas, paramilitares, insurgentes o subversivos, conspire contra la integridad del territorio de la Patria o contra sus instituciones republicanas, o las hostilice por cualquier medio para alguno de estos fines. De igual modo, cometen delito contra la Patria los que soliciten, gestionen o rueguen, en cualquier forma, la intervención de un gobierno extranjero para derrocar al gobierno venezolano. A estos y otros delitos contra la Patria se refieren los artículos 128 al 142 del Código Penal.

La traición a la Patria es un delito abominable. En nuestra historia republicana siempre se ha penalizado esa traición porque el deber de todo venezolano es hacer respetar los derechos soberanos en toda la integridad del espacio geográfico de la República. No hay que inventar leyes, ellas existen y se debe actuar contra los que pidieron y aún piden la intervención militar para Venezuela y corren cobardes hacia EEUU en busca de ese propósito, a sabiendas que entregan la Patria a personajes como Trump, por ejemplo, que públicamente, y sin ningún tapujo, desnuda su ambición por el petróleo venezolano.

Otros traidores, o los mismos de siempre, conspiran para robar o cohonestar un despojo de bienes del patrimonio público en el exterior, como el caso Citgo, o Monómeros por corrupción de opositores; o el oro en Londres que no devuelven. En fin, tenemos leyes suficientes para proteger la Patria y condenar a los traidores. Hora de aplicarlas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí