Día de la Juventud

El 12 de febrero de 1814 el general patriota José Félix Ribas, ante la merma de soldados, preparó en el arte militar a 85 estudiantes del Seminario de Santa Rosa de Lima de Caracas y a otros estudiantes de la Real y Pontificia Universidad de Caracas. La Batalla de La Victoria fue, si se atiende a la enorme diferencia numérica, imposible de ganar. Sin embargo, el coraje estudiantil bolivariano logró el portento del triunfo. Captar a estos estudiantes no era tarea sencilla puesto que, bajo las condiciones que el régimen colonial imponía, la universidad formaba ciudadanos súbditos al Rey y a todo su imperio sustentado en la Iglesia Católica.

José Félix Ribas nace en Caracas, el 19 de septiembre de 1775. A los 21 años, se casó con María Josefa Palacios, tía de Simón Bolívar. El 8 de mayo de 1799 presencia la ejecución de José María España en la Plaza Mayor de Caracas, razón por la cual se convierte en un defensor radical de la causa independentista y republicana.

Momentos antes de comenzar la batalla de la Victoria, José Félix Ribas pronuncia una arenga dirigida a los seminaristas y estudiantes que tenían entre 12 y 20 años y demás hombres del pueblo, que dio buenos resultados en el ánimo de los combatientes puesto que Boves es derrotado.

Bolívar, al saber la victoria, le concedió a Ribas el título de Vencedor de los Tiranos. De los seminaristas, para marzo sólo quedaban vivos seis y para julio apenas uno. Debido a las levas de jóvenes, muchas regiones de Venezuela se quedaron sin sacerdotes por años.

El 12 de febrero de 1947, la Asamblea Constituyente decretó celebrar cada aniversario de la batalla como el Día de la Juventud, en honor a los jóvenes que lograron esta importante victoria. En la plaza principal de La Victoria, hoy llamada Plaza José Félix Ribas, se colocó un monumento, esculpido por Eloy Palacios, inaugurado en 1895, que representa a Ribas dando indicaciones a unos jóvenes sobre el manejo de un fusil, mientras les dice:

“Soldados: Lo que tanto hemos deseado va a realizarse hoy: he ahí a Boves. Cinco veces mayor es el ejército que trae a combatirnos; pero aún me parece escaso para disputarnos la victoria. Defendéis del furor de los tiranos la vida de vuestros hijos, el honor de vuestras esposas, el suelo de la patria; mostradles vuestra omnipotencia. En esta jornada que va a ser memorable, ni aún podemos optar entre vencer o morir: ¡necesario es vencer! ¡Viva la República!”.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>