InicioOpiniónDías de guerra

Días de guerra

Las cosas van tan rápido en estos días de guerra que no alcanza una columna semanal. Comencé tratando de escribir sobre el señor Rand Paul, senador estadounidense por el estado de Kentucky, quien durante una interpelación (en el Congreso de allá) al secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, dijo: “¿sabes quién es el mayor propagador de desinformación en la historia del mundo? ¡El Gobierno de los Estados Unidos!” y citaba entre otros ejemplos: a) los llamados Documentos del Pentágono, que revelaron que el gobierno de los EEUU había estado desinformando sistemática e intencionalmente al público de su propio país sobre la magnitud de sus operaciones en Vietnam y b) la difusión de información falsa por parte del gobierno de George W Bush sobre las famosas “armas de destrucción masiva” que tendría Irak. La intervención de Paul se encuentra fácilmente en varios portales.

Pero antes de terminar de escribir, estallan las revelaciones de Mark Esper, ex secretario de Defensa de Estados Unidos durante la presidencia de Donald Trump. Esper señala que en una reunión entre Trump y el señor Guaidó (donde, por supuesto, Esper estaba presente) se habló de: a) una invasión militar con tropas estadounidenses a Venezuela, b) de una incursión con mercenarios desde Colombia y c) del asesinato del presidente Nicolás Maduro. Menuda agenda cuando las dos últimas opciones efectivamente se pusieron en marcha y fracasaron. El señor Esper se presenta a sí mismo como un moderador de Trump y sus locos, y pareciera estar dedicado a vender su libro, Un juramento sagrado. Pero para nosotros no puede ser un asunto menor.

Y ahora, nuestra vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, informa que sí es cierto que EEUU autorizó operaciones en el país de empresas estadounidenses y europeas. Cuando los medios internacionales dominantes cuentan la noticia hablan de “un ablandamiento de las sanciones para facilitar el diálogo”, quieren hacernos creer que algo les interesa en ese diálogo que, por lo demás, ha sido siempre impulsado por el Gobierno venezolano. La noticia repercute en el mercado petrolero y la sola posibilidad hace que el petróleo West Texas baje 1,6%. Es el petróleo la medida de su moral. Y la resistencia del pueblo venezolano la que ha estropeado sus planes y les ha venido derrotando por toda la línea.

1 COMENTARIO

  1. Es correcto amigo ÉSTOS carajos solo Los mueve el interés són sicópatas sin ningún tipo de sentimientos hacia lo humano

Deja un comentario

Artículo anteriorMiserias moderno-globalizadas
Artículo siguienteGuerra y migración