Dilema electoral

Las próximas elecciones regionales en el país adquieren una importancia política que trasciende los resultados propiamente electorales. Incidirán sin duda en la polarización, además de marcar  el rumbo de la democracia en cuanto al peso específico que alcanzarán tanto el Gobierno como  el bloque opositor en el juego político futuro.

En general las elecciones presidenciales tienen en nuestro país un importante poder de convocatoria.  Sin embargo,  no hay que desmeritar o despreciar una elección donde,  para el periodo 2021-2025,   concurren 70.244 candidatas y candidatos que se disputarán 3.082 cargos, entre gobernadores, alcaldes, legisladores estadales y concejales. Dada la fractura interna y su posición frente al “régimen”, una parte de la oposición está llamando a la abstención, mientras que la otra ha decidido participar bajo la denominación de Plataforma Unitaria, con  la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática,  MUD.

Aunado a ello,  dado su carácter regional y municipal, probablemente las elecciones se verán afectadas tanto por la abstención pasiva como activa.  La  primera hace alusión a la grave apatía y falta de interés frente a unas  elecciones no  presidenciales.  Mientras  que,  tal como intenta parte de la oposición, la abstención activa  implica un acto político de rechazo a la legitimidad del Gobierno, cuando,  en desmedro de la confrontación electoral, se pretende imponerla en carácter de práctica política hasta la derrota definitiva por otras vías.  Importante destacar que tanto la abstención como el voto nulo intencional, constituyen  formas de protesta, expresiones de inconformidad y/o desencanto, de escasa eficacia. Ambos comportamientos constituyen  una suerte de autoexclusión sin mayor trascendencia política.

Finalizamos levantando una serie de interrogantes.  ¿Cómo interpretar la decisión de no votar en estas próximas elecciones? ¿Es pasiva o ideológica? ¿De carácter voluntario o involuntario? ¿Expresa un simple desinterés o es una acción  política? ¿Pretenden sectores de la oposición imponerla en tanto práctica política? Finalmente ¿El llamado a la abstención es de carácter político afectivo o, por el contrario, se trata de una acción racional informada y sustentada?

¿Votar o no votar?

@maryclens

 

Enlaces patrocinados