InicioOpiniónDrogas por la web, cocaína de mejor calidad, marihuana más dañina, jóvenes...

Drogas por la web, cocaína de mejor calidad, marihuana más dañina, jóvenes envejecidos

Los hallazgos y conclusiones del Informe Mundial sobre Drogas 2021 elaborado por la Organización de las Naciones Unidas derriban las estrategias y armas empleadas hasta la fecha para combatir el consumo y tráfico de narcóticos, al tiempo que devela la alta capacidad de los actores de este negocio para innovar en sistemas y fórmulas destinadas a incrementar las ventas y a elevar la calidad dañina de las drogas.

La ONU encontró que el consumo de drogas mató a casi medio millón de personas en 2019, mientras que los trastornos por uso dieron lugar a la pérdida de 18 millones de años de vida sana, principalmente debido a los opioides. “Durante el año pasado, alrededor de 275 millones personas han consumido drogas, un 22% más que en 2010”, asevera.

“Los productos de cannabis casi se han cuadriplicado en potencia y, sin embargo, el porcentaje de adolescentes que perciben el cannabis como dañino ha caído hasta en un 40 por ciento, a pesar de la evidencia vincular el uso regular con problemas de salud, particularmente en jóvenes personas, y a pesar de la correlación entre potencia y daño”.

La investigación halló que, paralelamente, los narcotraficantes se han recuperado rápidamente del contratiempo inicial causado por restricciones de encierro y están operando a niveles prepandémicos una vez más. El acceso a las drogas también se vuelve más simple que nunca con las ventas en línea.

La investigación descubre que los mercados en la web oscura ahora valen unos 315 millones de dólares anualmente. Transacciones de drogas sin contacto, como a través del correo, también están en aumento, una tendencia posiblemente acelerada por la pandemia.

En 2019, estima que 275 millones de personas en todo el mundo envejecieron de 15 a 64 años, o 1 de cada 18 personas de ese grupo de edad, había consumido medicamentos al menos una vez en el año anterior (rango: 175 millones a 374 millones).

El texto revela que la diversificación de las cadenas de suministro de cocaína a Europa ha provocado una bajada de los precios y un aumento de la calidad, lo que amenaza a Europa con una nueva expansión del mercado de la cocaína.

Aprecia que la ruta de tráfico de cocaína entre América del Sur y Europa, la segunda más importante del mundo, está cambiando. Las cadenas de suministro, antaño dominadas por unos pocos grupos delictivos organizados, están experimentando cambios a raíz de la implicación en ellas de muchos más grupos.

“Gran parte de la cocaína que entraba en Europa solía importarse por cauces bien establecidos, en particular por grupos delictivos organizados italianos y mediante alianzas entre grupos colombianos y españoles. Sin embargo, en la actualidad las organizaciones procedentes de los Balcanes están cada vez más implicadas en el tráfico y el suministro, y algunas de ellas se abastecen de cocaína directamente en las zonas productoras de la región de los Andes, prescindiendo de los intermediarios”.

Entre los narcotraficantes se aceleró el aumento de la competencia y de la eficiencia del suministro, lo cual ha hecho que la cocaína sea cada vez más fácil de obtener y que su calidad vaya en aumento. La pureza de la cocaína disponible en Europa ha aumentado en un 40 % en los últimos diez años, lo que en la práctica supone un abaratamiento del precio por unidad pura de la cocaína de gran calidad.

“Es probable que la mayor facilidad con que se puede obtener cocaína de gran calidad dé lugar a un aumento del número total de personas que consumen cocaína y anime a quienes ya la consumen a consumir más. Esto seguirá agravando los daños que puede causar esa droga”, dice.

Observa que el aumento en la utilización de aeronaves ligeras para transportar cocaína a través de América del Sur durante la pandemia de COVID-19 exige una intensificación de los controles sobre la aviación en general. “La asistencia técnica resulta especialmente eficaz en ámbitos como la reglamentación de la concesión de licencias de pilotaje y el registro de las operaciones con piezas para aeronaves y combustible aeronáutico”.

Sugiere que también se necesita más asistencia desde el punto de vista de la criminalística, especialmente en lo que se refiere al fortalecimiento de la capacidad de los laboratorios para analizar la huella química, lo que, a la larga, puede servir de apoyo a las investigaciones penales nacionales e internacionales sobre el tráfico de cocaína.

Las estrategias que promueven otros medios de subsistencia como alternativa al cultivo de arbusto de coca y la producción de coca también deben incluir medidas para fortalecer las instituciones y mejorar el acceso a los servicios que estas prestan.

Sigue siendo prioritario vigilar oportunamente el cultivo del arbusto de coca y la fabricación y el tráfico de cocaína, incluidos los flujos financieros ilícitos conexos. Además, deben utilizarse herramientas innovadoras y análisis geoespaciales para comprender mejor los motores de la economía de la coca y sus vínculos con la economía legal en las zonas que se encuentran a lo largo de la cadena de suministro.