Educación en riesgo

Raúl tiene 14 años y está estudiando bachillerato en un colegio privado de clase media. Por la pandemia, casi toda la actividad pedagógica es a distancia y, como Cantv tiene muchas fallas en su zona, su papá está haciendo el esfuerzo de pagar un servicio de internet privado para garantizarle a él y a su hermana total conectividad. La educación es lo más importante y no quiero que ellos se perjudiquen, me explica el progenitor.

Raúl tiene clases por internet a horas fijas, recibe y manda tareas, y puede plantear preguntas a los profesores. También se comunica por el celular con sus compañeros para hacer trabajos y aclarar dudas. Para completar, sus asignaciones consulta en la red: allí obtiene información escrita, videos, fotografías y otros apoyos.

Wilmer tiene 14 años y está estudiando bachillerato en un colegio público de una población cercana a Caracas. En su casa el aparato telefónico fijo se echó a perder hace tiempo y después a su mamá le robaron el celular y ya no pudo comprarse otro. Tampoco tiene computadora. Le pregunto a la mamá: -Seguramente puede seguir las clases por el canal 8, ¿verdad? Pero la señora me cuenta que la señal de ese canal falla en el área donde viven. Wilmer acude a su liceo de manera focalizada a buscar y entregar tareas e interactuar brevemente con sus profesores. Hace sus trabajos en hojas “recicladas” que alguien le pueda regalar.

La Unesco advierte que en América Latina y el Caribe, en medio de esta pandemia, hay al menos 32 millones de niñas y niños que viven en hogares sin conexión a internet (Informe GEM 2020). Ese organismo internacional afirma como necesario que el acceso a internet sea un derecho universal, asegurado para toda la población. ¿Qué pasa en Venezuela? Datos oficiales no se conocen, pero podemos estimar que seguramente más de la mitad del estudiantado no puede conectarse, por falta del equipo o del servicio o de ambos. ¿Qué educación están recibiendo? Urgen acuerdos entre Gobierno, oposición, ONU, Unión Europea, EEUU y otros para liberar recursos represados en el exterior y para quitar trabas a la libre venta de petróleo y minerales, a fin de generar ingresos que permitan ampliar la conexión a internet, así como acondicionar las escuelas con miras a una más frecuente asistencia limitada y segura del alumnado.
(@AuroraLacuev

Enlaces patrocinados