InicioOpiniónEl amigo Earle

El amigo Earle

El pasado 23 de abril se celebró el Día del Libro y del Idioma. Todos los años, la fecha sirve para enaltecer el valor universal de la literatura. Se habla de los natalicios de Cervantes y de Shakespeare. Aquí, en Venezuela, sin otra explicación que las casualidades mágicas del trópico, otro gran escritor también nació ese día. Se trata de Earle Herrera, quien además de cultor de la prosa, la poesía, en fin, las Letras (con mayúscula), también fue un destacado docente universitario y un político comprometido con las causas populares.

La inspiración para la columna de esta semana no solo responde a tan especial acontecimiento: la conmemoración del natalicio del profe Earle. Se trata, especialmente, de una celebración a la amistad, esa que el poeta de San José de Guanipa cultivó apasionadamente durante toda su vida.

Esa amplia cosecha de compañerismo y solidaridad, la palpamos conmovidos los días posteriores a aquel aciago domingo de diciembre de 2021, cuando el amigo Earle dejó discretamente este plano a reencontrarse con la profe Asalia.

Innumerables expresiones de confraternidad inundaron las redes sociales y en casi todas se repitieron insistentemente las palabras amigo, compañero y camarada.

Dos ejemplos de ese cariño sincero quiero resaltar. La primera es su entrañable relación con el también poeta venezolano Gustavo Pereira, quien en la entrega del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar 2022 dijo: “Entre las calamidades que más llegan al alma (…) está el ver morir a los seres amados, entre ellos a los amigos”. Eso expresó Pereira en el discurso de apertura del evento, recordando a su par escritor, con quien mantuvo un afecto mutuo por décadas.

La segunda muestra es la de su “pana” y “llave” Roberto Malaver. La semana pasada, en un ciclo de conferencias que organizó el Centro de Estudios para la Democracia Socialista (Cedes), con motivo de los diez años de la muerte de Gabriel García Márquez, el profe Malaver optó por recordar conmovido su entrañable amistad con Earle y cómo Gabo fue un tema recurrente en las tertulias que por muchos años mantuvieron todos los sábados, incluso el día anterior a su partida.

Dijo Roberto: “Uno sigue contando con esos amigos que dejaron sus palabras. Y uno podría decirle a Earle: ‘Una palabra tuya bastará para sanarme’. Y para eso basta leerlo en cada uno de sus libros”.

Periodista y profesor UCV

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí