InicioOpiniónEl debate económico

El debate económico

Un amigo me dijo que quienes criticamos la actuación del Gobierno frente a la dimensión económica de la crisis actual tendemos a pasar por alto un elemento que resulta esencial en la ecuación. Se trata del hecho, evidente pero no siempre plenamente concientizado en el debate público, de que el país carece de los ingresos necesarios para mantener el Estado de bienestar social que se construyó durante la década pasada. Así que cuando se le exige al Presidente, por ejemplo, una política salarial acorde con su propio discurso y con las necesidades de la gente, se le está pidiendo algo que en la realidad no puede cumplir.

Si bien esto puede ser cierto, también lo es que no está claramente explicado el por qué. El hecho central es que Pdvsa ha sido siempre la fuente única de dinero tanto para el Estado como para la burguesía de este país. Pero su producción cayó a la cuarta parte del promedio sostenido por años y lo poco que produce no puede o tiene dificultades para ser vendido debido al bloqueo impuesto por EEUU. Como en nuestra estructura económica la producción de riqueza está concentrada en el Estado petrolero, cuando Pdvsa se seca el país colapsa.

¿Habrá forma de que el Estado recupere su capacidad económica?

Esto nos lleva a otro punto fundamental. Vivimos en un país donde la “clase empresarial” es completamente insignificante en cuanto su aporte a la economía nacional. No solo porque la mayor parte de su actividad se concentra en sectores no productivos (importación, exportación, comercialización), sino porque su contribución fiscal es prácticamente nula. En este país los empresarios no pagan nada de impuestos. Y eso ha sido culpa de todas las dirigencias políticas, que han estado cómodas con el llamado “Estado rentista”.

La burguesía, que algunos dicen que “necesita apoyo” y otros sueñan con que sea “revolucionaria”, se ha dedicado a imputarle a la gente el costo de la crisis. Dolarizan los precios y los inflan constantemente, pero sin dolarizar ni inflar los salarios ni las contribuciones tributarias.

Creo que, entre otras cosas, una reactivación económica pasa por dejar de hacer que los pobres paguen el pato con salarios miserables y comenzar a establecer un sistema tributario que haga que los ricos, por primera vez en sus vidas paguen impuestos en este país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículo anterior
Artículo siguiente