InicioOpiniónEl humor en la campaña

El humor en la campaña

Siempre he pensado que cuando un político le produce rabia a sus adversarios, aún está vivo, políticamente hablando, pero si produce risa es porque políticamente ya está muerto.

No soy asesor publicitario ni mucho menos, pero de todo lo que me ha llegado por las redes sociales sobre el candidato de la derecha protofascista, Edmundo González, me quedo, por ejemplo, con la imagen de María Corina Machado en un mitin sosteniendo un afiche de González vestido como el Chavo del 8. Por el contrario, me choca el mensaje donde se expone el pasado de González como colaborador de la CIA y del asesinato de curas en El Salvador. No digo que esto sea cierto o falso, solo que lo primero produce risa y lo segundo produce rabia.

Incluso, los mensajes a favor del presidente Nicolás Maduro, cuando se hacen con humor, son más impactantes. Para muestra un botón: el video de TikTok donde sale el monarca del Reino Unido develando un retrato suyo y al retirar la tela, aparece la imagen de Maduro, en vez de su retrato.

Se han vertido toneladas de tinta sobre el tema del humor en la publicidad. Una campaña electoral, sin querer afirmar que es lo mismo que una campaña publicitaria, tiene mucho de esta. El humor es uno de los elementos más efectivos para hacer campañas, según muchos estudios.

Hay varias ventajas de los mensajes con humor en las redes sociales. En primer lugar, se viralizan más, cosa que estamos necesitando en estos tiempos de censura en las redes sociales.

Cuando uno se ríe con un mensaje, se siente con más ánimo de compartirlo en otros grupos. Algo que te produce indignación, que te pone de mal humor, no siempre te dan ganas de compartirlo, a menos que seas de esas personas que quieren que su entorno sufra como ellas, que las hay.

El humor tiene otra gran virtud: provee un atajo al fondo de un asunto, sin necesidad de largas explicaciones. Una imagen o un video de pocos segundos hechos con humor suelen ser suficientes para transmitir una idea. Por si fuera poco, el humor contribuye a crear un nexo emocional con el usuario.
Las acciones de la oposición protofascista han tenido un enorme potencial para el humor.
Para empezar, el hecho de que González sea un candidato por mampuesto de Machado, de por sí es jocoso. La campaña de bots por internet que dice “Hermano chavista, vota por Edmundo” es para desternillarse de la risa.

Estoy esperando el video de González cantando “… María Corina me quiere gobernar y yo le sigo, le sigo la corriente…”, o un video de González doblado con la voz de Machado, diciendo alguna de las cursilerías que ella acostumbra a soltar. Cosas así.

Que el humor funciona, eso lo sabe todo Edmundo.

¡Venceremos!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí