InicioOpiniónEl imperio y sus vasallos intentan aplicar el Tiar

El imperio y sus vasallos intentan aplicar el Tiar

Como hienas que atacan en manada, once Estados vasallos miembros de la OEA convocaron el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (Tiar) contra Venezuela, tras rescatarlo del olvido donde fue lanzado por países soberanos. Se trata de un cadáver insepulto y diabólico, engendro de los laboratorios de la Guerra Sucia del imperio. Lo invocan para intentar herir a nuestra América, primero con mentiras para luego devorarla arrojándola a las llamas de la hoguera de una guerra.

La emboscada fascista se produjo cuando todo hacía pensar que tras la decisión de Trump de despedir a Bolton, el guerrerista asesor de Seguridad de la Casa Blanca, disminuiría la avalancha de conjuras y medidas coercitivas aplicadas por Washington y sus lacayos a Venezuela. Pero resultó todo lo contrario, pues como se sabe, no son acciones de un hombre, sino una secular política de Estado de EEUU que se inscribe en el marco de sus planes de conquista planetaria.

Como lo comprueba lo ocurrido en la sesión en la que se aprobó la aplicación del Tiar, se establece, entre otras medidas, la creación de una “coalición militar”, por lo que Costa Rica, Chile y Perú solicitaron aprobar una enmienda que evitara la acción armada, la cual fue rechazada demostrando el propósito belicista de la convocatoria del tratado.

Otro hecho que demuestra esa intención fue la afirmación del canciller colombiano Holmes Trujillo, quien acusó sin presentar prueba a Freddy Bernal, el protector del Táchira, de “ser el enlace de la dictadura de Venezuela y grupos armados de las Farc-EP y el ELN”.

Mejor no lo hubiese dicho. Porque apenas lo hizo, en Caracas, Diosdado Cabello, en su programa televisivo Con el Mazo Dando, mostró al mundo fotos del “autoproclamado” abrazado con dos cabecillas de Los Rastrojos, la banda narcoparamilitar más sanguinaria de Colombia, que armados lo ayudaron a ingresar a Colombia desde el lado venezolano, donde también operan, para asistir en Cúcuta al concierto celebrado en el marco de la falsa ayuda humanitaria con que se pretendía invadir a Venezuela.

En medio del escándalo salieron en su defensa varios miembros del equipo de su etéreo gobierno con versiones contradictorias. Uno dijo que los asesinos iban armados, otro que no. Además, dijeron: “Uno no va por la calle pidiendo cédula y antecedentes a quien le pida una foto”. “Cosas veredes Cid, que faran fablar las piedras”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí