InicioOpiniónEl presidente como coordinador nacional

El presidente como coordinador nacional

Esta condición o carácter que representa el Presidente de la República no está mencionado, mucho menos descrito, en nuestra vigente Constitución nacional. Es verdad que se le señala como “jefe de Estado y jefe del Ejecutivo nacional, en cuya condición dirige la acción del Gobierno”, según el artículo 226 constitucional. Ello nos motiva a reflexionar acerca de una condición esencial que bien ha podido ser destacada como es la de constituir un verdadero coordinador de los poderes verticales que describe nuestra máxima ley.

Lo planteado pretende destacar una función implícita que él practica y proyecta como es la de ser un coordinador por exigencia de los tres niveles de gobierno, nacional, estatal y municipal. Por tanto, esta condición esencial en el desarrollo de la maquinaria del Estado conviene comentarlo y de ahí extraer importantes consecuencias no desarrolladas por las normas jurídicas.

En una naturaleza del gobierno primordial en esa redacción vertical que solo él, exclusivamente, ostenta y debe desarrollar. En tal sentido, ello debe comentarse y conviene hacerlo en el objetivo de extraer importantes consecuencias en el sentido y ritmo de los órganos públicos. Así nos daremos cuenta de que como funcionario coordinador ha de desplegar importantísimas funciones en la obtención de resultados de toda la maquinaria estatal. Conviene, por tanto, expresar las consecuencias o repercusiones que ese rol representa en la vida de las instituciones públicas, sobre todo las de gobierno o de la Administración pública.

Las exigencias del Presidente de la República abarcarán mucho más que las enumeradas en la Constitución o en las leyes. Como máximo conductor de las múltiples políticas, requiere de la compleja y extensa maquinaria estatal necesaria, es decir, de un equipo de funcionarios de gran consistencia en los asuntos y cometidos de naturaleza gubernativa. De ahí la compleja y difícil labor en la conformación del equipo de Gobierno, que ha de disponer en la consecución de los altos y diversos objetivos estadales. Es una exigencia digna de diversas reflexiones, lo que apenas hemos iniciado en este comentario preliminar que merece diversas consideraciones que debemos encontrar en los especialistas y organizaciones que estudian los asuntos de Gobierno en cualquier espacio del planeta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí