Entre la fe y el sujeto

La propuesta de Ley Antibloqueo que circuló en las redes sociales, sí que dio para el debate, sobre todo en el lado de quienes promovemos la revolución bolivariana. De las expresiones que escuché, hubo una que me quedó sonando durante días, y fue la frase: “La duda ofende”. La cual me parece que si bien es cierto, admitía la crítica, también pretendió castrar cualquier posibilidad de debate, reduciendo todo a un acto de fe; aunque los aportes de quienes deliberan sean válidos y oportunos. En el campo político, donde estamos, el debate y la deliberación es esencial y no tenemos que estar de acuerdo en todo, más si en lo fundamental y creo que con la propuesta pasó eso, estamos de acuerdo en el propósito, pero se manifiestan objeciones en relación al cómo y con quién enfrentamos las medidas coercitivas unilaterales.

De la ahora ley aprobada en el seno de la Asamblea Nacional Constituyente veo al menos dos problemas, el primero y principal: el sujeto. Según el texto, para enfrentar las medidas coercitivas unilaterales se privilegia al sector privado y por ello se establecen pautas claves para que operen, lo cual en mi opinión hará que lo público y lo comunal sea marginal, a la postre. El segundo problema es que se oficializa el apagón informativo que de facto existe, como una táctica de defensa, en un razonamiento que postula: entre menos sepa el enemigo, menos pueden diseñar o afinar las acciones de agresión. Debe ocuparnos el hecho de que esta reserva informativa no sirva para fines particulares y dificulte la contraloría popular.

Ahora, se pregunta uno ¿qué explica esta orientación para la defensa ante las agresiones externas?, y hay varias cosas, pero haré referencia al menos a dos, existe una falta de crédito de la alta dirigencia chavista en la acción popular y comunal, ya no se cree en lo que el pueblo puede hacer, y se escucha a quienes ofrecen resultados a corto plazo y con fórmulas añejas. Segundo, el pueblo organizado está en espera, no se asume como sujeto, sino como objeto de la política de nuestro Gobierno bolivariano.
¿Qué hacer?, predicar con la acción. Los que estamos convencidos de que la fórmula para enfrentar las agresiones externas es otra, pues demostrémoslo en los hechos, defendiendo lo público y lo comunal.

Enlaces patrocinados