InicioOpiniónEntre los seres humanos no existe el vacío

Entre los seres humanos no existe el vacío

Gregorio J Pérez Almeida

Es común decir, a veces con vehemencia, que en política todo vacío que se crea lo llena otro. Suena coherente y hasta científico, porque el vacío es un concepto filosófico muy manido y algunos asumen que es contundente por su origen matemático. Desde nuestra óptica, tal mentira nunca podrá ser verdad, porque entre los seres humanos no existe el vacío, ni siquiera el del estómago cuando sentimos hambre.

Entre los seres humanos no existe el vacío, porque nuestra “esencia” es relacional, somos (Marx de fondo) seres sociales y el poder -y por ende la política- es una de esas relaciones que no se dan en el aire, sino entre intereses concretos, reglas y sentimientos, que a veces se convierten en leyes, que llenan todos los espacios y los tiempos de la vida.

Lo que se da en esos casos que señalamos como “vacío” es el solapamiento, la imposición de unos intereses por otros de manera subrepticia o evidente, como cuando un grupo político se retira de un escenario y otro grupo ocupa su lugar. Si aceptamos que existe vacío entre los humanos, entonces no sólo negamos la existencia del poder, sino inclusive del amor, porque no hay vida humana aislada, en el vacío. Toda vida humana es relacional, una coexistencia.

Nos preguntamos si alguien podría justificar su desamor diciendo que su corazón está vacío. Imaginemos una escena: ella le dice a él “tengo un vacío en el corazón que no pudiste llenar”, y él le responde “¿cómo te lo iba a llenar si tú no tienes corazón en el pecho?”… Ambos saben de qué se trata, los dos están llenos de desamor, pero le echan la culpa al vacío. Y “vacío” en matemática es un tema del álgebra de conjuntos, que lo define como el conjunto que “carece de elementos”.

De manera que tampoco la matemática nos auxilia para prestarnos este concepto y aplicarlo a las relaciones humanas, porque, dígame amiga o amigo lector, ¿conoce usted un conjunto de humanos vacío? Puede haber conjuntos vacíos de humanos, es decir, que no contengan humanos en sus elementos, como los conjuntos de sillas rojas, de metal, de perros chauchau blancos, etc, pero es así porque el que describe el conjunto es un humano lleno de esas ideas y con capacidad de abstracción.

Ya sabemos que hay personas de las que decimos son vacías para referirnos a su falta de ideas o compromisos políticos, pero esto es sólo un decir y, como todo decir humano, puede estar errado, pero no vacío.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí