InicioOpiniónErradicación del machismo

Erradicación del machismo

“Algún día podremos declarar a Venezuela libre de machismo”, dijo el Comandante Chávez y María León nos lo repite. El machismo no es una enfermedad ni un problema psicológico es un mal social, histórico y estructural. El machismo es una herencia de la conquista, el mismo hecho de la invasión de América por los españoles es un hecho de violencia machista, por eso está ligado a la violación de las mujeres indígenas; de ahí venimos, del sentido de posesión, de la mentalidad de posesión sobre tierras y personas; en el hecho de pretender poseer a otra o a otro, hay un acto profundo de violencia, que fue fundacional de esta sociedad colonizada.

Descolonización y erradicación del machismo van de la mano, son inseparables. El machismo afecta a las mujeres y a los hombres también, está en la raíz de la competencia, de la dominación, de la violencia cotidiana; está en la sinrazón del femicidio pero también en el hecho de que la mayor parte de la población penal tanto como la mayor parte de las víctimas de la violencia sean hombres. Como el machismo es un mal estructural de toda la sociedad, la lucha por su erradicación es un asunto de mujeres y de hombres, juntas y juntos, un asunto que incluye la intimidad, la familia, la comunidad, el funcionamiento de la economía y el Estado, toda la vida social. Erradicar el machismo está ligado indisolublemente a nuestra independencia cultural.

Cada una de estas ideas se va repitiendo y convocando a la acción desde la Campaña Carabobo 2021 por la Erradicación del Machismo hacia la Independencia Cultural, que ha iniciado la Comisión Especial de la Asamblea Nacional, comisión nombrada para el estudio de las causas del machismo y la elaboración de propuestas para su erradicación, presidida por nuestra diputada María León, cuyo saber y estatura moral se han fraguado en la lucha por la soberanía nacional y la construcción de una sociedad socialista, siempre ligada a la lucha por los derechos de la mujer y la igualdad verdadera.

La Campaña va recorriendo el país y convocando. Tenemos el honor de acompañarla desde el Centro Internacional de Estudios para la Descolonización Luis Antonio Bigott. Tiene que convertirse en acción social masiva y tarea obligatoria en los ámbitos educativo, cultural, comunicacional, comunal y político.

Artículo anterior¿529 años de humillación?
Artículo siguienteA votar el 21-N