InicioOpiniónEscuelas productivas (II)

Escuelas productivas (II)

Preguntan por la relación entre educación y trabajo y, más específicamente, sobre cómo se vinculan las áreas de conocimiento con el trabajo. Antes habían dicho que querían que muchachas y muchachos aprendieran electricidad. Pero, ¿la electricidad no es física?

Por curiosidad busco en Internet con esa frase “la electricidad es física”. Y miren lo que aparece: En https://fisicasuperficial.wordpress.com/electricidad/ (primera opción en la búsqueda) encuentro una teoría concentrada en 705 palabras y 4516 caracteres. Habla de todo y da definiciones de carga eléctrica, corriente, campo eléctrico, potencial y magnetismo. Nada nuevo si uno es profesor de Física, pero muy ilustrativo si se es maestro o maestra de primaria o de otra materia… Probemos a leer con los chamos. No habremos formado un electricista, pero quizás podremos jugar con palabras como voltio, vatio, amperio o coulombio y eso ya es algo.

Probemos ahora a jugar con un peine. Miren ahora la primera opción de la búsqueda: https://www.studocu.com/pe/document/universidad-nacional-de-ingenieria/fisica-ii/experimentos-caseros/10384699; se trata de un material hecho por la Universidad Nacional de Ingeniería, lo que le da más prestigio. Y miren ahora el primer experimento que nos plantean: “Coja un peine de plástico, frótelo contra un trozo de lana (puede ensayar con otras telas). Ahora, manipule un caño de agua hasta que corra un fino hilo de agua. Acerque el peine frotado al hilo de agua. Describa lo observado y dibújelo”. Lo hacemos en el salón (y los otros experimentos hasta donde podamos). Otro día viene a visitarnos un electricista de verdad (o lo vamos a visitar), nos enseña sus aparatos y nos cuenta cosas que hace, mejor si lo vemos trabajar y hasta lo ayudamos.

Dependiendo del grado surgen preguntas: ¿si uno mete la lengua en el enchufe se electrocuta? (no vayamos a hacer el experimento), y una niña más propietaria de las nuevas palabras: “¿con cuántos vatios se puede quemar una persona?” (por supuesto, esto tampoco admite experimento). Mejor aún si averiguamos de dónde viene la electricidad (dónde se genera), lo buscamos en un mapa y medimos la distancia que recorre hasta llegar al enchufe.

Todavía no tendremos unas o unos electricistas, pero parece un día ganado para una escuela donde se aprenda de verdad.