Estrategia de venta

El discurso de Juan Guaidó en el Foro Económico Mundial estuvo claramente dirigido a solicitar a los poderes fácticos internacionales que colaboren en el derrocamiento del Gobierno venezolano a cambio de ofrecer la “oportunidad” de participar en el negocio de la “reconstrucción de Venezuela”. Como todo un vendedor, estableció la necesidad, detalló el método para satisfacerla y, para cerrar, destacó los “beneficios” de su oferta.

La clave estuvo en dejar establecido que en Venezuela no hay un gobierno sino un “conglomerado criminal internacional”. De hecho, se encargó de repetir ese término con la clara intención de acuñarlo en la opinión pública global y establecer la ruta para la intervención:

“Estamos luchando hoy en Venezuela contra un conglomerado criminal internacional, contra mafia organizada, contra el ELN, disidencia de las FARC, células de Hezbolá. No responde a lógica política lo que sucede en Venezuela, sino más a una lógica de mafias, criminal… También les digo que hoy solos no podemos. Nos enfrentamos a un conglomerado internacional criminal. Necesitamos hoy de su ayuda… Hay herramientas de la comunidad internacional que podemos y debemos utilizar”, dijo.

Esta acción se acerca a la línea del documento publicado en mayo de 2019 por la universidad del Departamento de Estado gringo, titulado: “La Última Resistencia de Maduro: La supervivencia de Venezuela mediante la empresa criminal conjunta bolivariana”, donde se propone la figura de la “empresa criminal conjunta”, término que goza de doctrina y jurisprudencia en el marco de la Corte Penal Internacional. Fue utilizado en los juicios del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (1993-2017) a partir de una interpretación del artículo 25 (d) del Estatuto de Roma (1998).

A cambio, Guaidó prometió “hacer lo que sea necesario”. Histriónicamente, ofreció a sus clientes: “Imaginen que son parte del hacer y construir ese paso, ese milagro. Y pensar en ese día después. Pensar en ese día de recuperación, de hermandad, de que regresen nuestros hermanos, de atender con Colombia, Brasil, la región, la recuperación de Venezuela. La oportunidad de Venezuela hoy nos une a todos. No dejen por fuera a Venezuela, no dejemos por fuera a nadie. Vamos a reconstruir a Venezuela”. ¿Logrará “cerrar la venta”?