InicioOpiniónFin del uribismo

Fin del uribismo

El domingo 19 de junio de 2022, el pueblo colombiano eligió a Gustavo Petro como nuevo presidente y a Francia Márquez en la vicepresidencia. El paramilitar Álvaro Uribe Vélez recibe otra derrota electoral al perder Rodolfo Hernández esta segunda vuelta (ya Fico había perdido la primera vuelta). En estas elecciones de 2022 se disputaron la Casa de Nariño dos Colombias: una Colombia grande y una diminuta. La primera es creada por el Libertador en Angostura el 17 de diciembre de 1819 como unión venezolana, neogranadina y quiteña. Bolívar la llamó “República de Colombia” y existió hasta la muerte física del Libertador. Es ésta la de Atanasio Girardot y Antonio Ricaurte, inmolados en suelo venezolano por la libertad de todo un continente. Es ésta la de Antonio Nariño, Rafael Uribe Uribe, Jorge Eliécer Gaitán, Bárbara Forero, Policarpa Salavarrieta, Gabriel García Márquez, Orlando Fals Borda, Camilo Torres, Manuel Marulanda Vélez, Jesús Santrich, Renán Vega

Cantor, Ramón Martínez, Antonio Castro Avellaneda y Lina Arregocés.

y Francia asumen una Colombia que: (1) está entre los 10 países del mundo con más desplazados dentro del país por violencia de acuerdo con el Centro de Seguimiento de Desplazados Internos. (2) es el segundo país con el mayor nivel de desigualdad de Latinoamérica, medida a partir del coeficiente de Gini (0.538). (3) es el mayor productor de drogas. (4) el número de muertes por sobredosis sobrepasó las 70.000, de acuerdo con el Informe Mundial de Drogas de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito presentado el 26 de junio de 2020.

Desde esta tribuna antiimperialista nos solidarizamos con todos los familiares y amigos de jóvenes víctimas de falsos positivos, de líderes comunitarios torturados y asesinados, de gente desplazada por la violencia paramilitar, de niños guajiros muertos por hambre e inanición y de los estudiantes con graves lesiones oculares, todos del Macondo profundo. El 19 de junio se abrió una esperanza en un país herido de gravedad. Desde el envenenamiento de José Antonio Anzoátegui y el magnicidio de Antonio José de Sucre, el antiguo Virreinato de la Nueva Granada ha pasado por tragedias sistemáticas auspiciadas por la godarria oligárquica de Cundinamarca y otras para desaparecer toda posibilidad bolivariana. La tarea inmediata es aniquilar el narcoestado, formar a los militares con la doctrina bolivariana y no monroista, y evitar noches septembrinas y bogotazos.

1 COMENTARIO

  1. Hay q decirle más , por ej al Imperio Del Mal ,se le está hachicando el cerco,ya sur América despierta cmo dijo nuestro liberador, ya llegará el día q veré a mi América libre de miserias y gobernantes nefastos. Viva la revolución de los pueblos del mundo , abajo el Imperio Del Mal (EEUU).

Deja un comentario