InicioOpinión¿Ganamos!

¿Ganamos!

Sea lo que sea donde sea que haya sucedido en la República Bolivariana el día de ayer, con respecto a la decisión del pueblo y su mandato soberano al elegir a quienes deben obedecerle durante los próximos cuatro años. No se necesita una bola de cristal para saber que ¡ganamos! 

Nos gusta ganar ¿a quién no? Sobre todo, si es un triunfo permanente, estructural, conformante y digno. De eso se trata lo realizado por el pueblo venezolano. Como hace 200 años: “Ayer se ha confirmado una espléndida victoria…”

Hemos triunfado al realizar 3.082 elecciones justas, libres y soberanas. Tenemos que sentirnos orgullosos y felices por el magno acontecimiento. Es una hechura histórica insurgente. Celebran Bolívar, Roscio, Juana, Manuela, Miranda, José Leonardo, Andresote, Zamora, Guacamayo, Apacuana, Guaicaipuro, Bonifacia, Teresa Heredia, Huesito, Gual, España, Robinson, Salias, Landaeta y un infinito etcétera ancestral y actual que podemos nombrar, nombrando a Chávez.

Hemos ganado una gran batalla por la paz, la reconciliación, el olvido y el perdón con justicia, dentro de la Constitución. Dentro de un pacto que hemos hecho y honrado nosotros mismos, quienes elegimos, por mayoría abrumadora en 1999, guiarnos por ese grandioso librito azul. 

Hemos consolidado una espléndida victoria, celebrando todavía, el día nacional de la Historia Insurgente y los Derechos del pueblo soberano. Lo logramos al insurgir, una vez más, contra las pretensiones coloniales, imperiales y racistas que insisten en vano en doblegar una voluntad popular digna del más alto reconocimiento, es decir el de nosotros mismos.

Parafraseando a Bolívar:

Hemos vencido porque no hemos cometido el “acto de demencia y estolidez (de) someternos, bajo cualesquiera condiciones que sean”. La guerra imperial de entonces y la de ahora. Porque, nosotros el pueblo, desde antes del “el 19 de abril de 1810, está combatiendo por sus derechos, ha derramado la mayor parte de la sangre de sus hijos, ha sacrificado todos sus bienes, todos sus goces, y cuanto es caro y sagrado entre los hombres por recobrar sus Derechos Soberanos”. Y, finalmente, porque para mantener ilesos los derechos soberanos que nos hemos ganado y “la Divina Providencia ha concedido, está resuelto el Pueblo de Venezuela a sepultarse todo entero en medio de sus ruinas (…) si, la Europa y el Mundo se empeñan en encorvarla” 

Tenemos sobradas razones para celebrar nuestra indestructible voluntad de vencer.  Me tomaría una Guinness, pero es mejor un café.