InicioOpiniónGeopolítica de la liberación

Geopolítica de la liberación

Esta geopolítica se desarrolla asociada a cómo los imperios organizan el planeta para explotarlo mejor, relaciones de poder que suelen no expresarse en los mapas. Los continentes y naciones cambian según los intereses imperiales y de los pueblos. Fue destruida Yugoslavia y “nuevas” naciones surgieron, modificando la integración de la ONU y el mapa de Europa, mientras EEUU trata de alterar el mapa del Medio Oriente, cuestión que la resistencia de Siria y de Irán, con el apoyo de Rusia, han impedido.
Cuando fui viendo los cambios geopolíticos que el presidente Chávez fue introduciendo, comprendí que él estaba construyendo otra geopolítica que comencé a llamar Geopolítica de la Liberación. Publiqué un libro con ese nombre, con artículos míos que trataban el tema, como los siguientes: “Conflictos Mundiales y el tránsito del Estado del Bienestar a la Globalización Neoliberal”; “Batalla Campal en Nagoya”; “De la Soberanía como Atributo del Rey a la Soberanía como Atributo del Pueblo. La Democracia como Problema: Soberanía, Integración y Globalización Neoliberal”. “En defensa de Argentina y la Región Latinocaribeña”, etc. La unidad de ese libro es de criterios geopolíticos, aun cuando algunos capítulos tengan el nombre de un compañero como Paúl del Río, que heroicamente recorrió varios países y regiones y resumió muchas experiencias.

El presidente Maduro, como aventajado discípulo de Chávez, ha continuado esa senda. Trump y Biden han querido fragmentar la región latinocaribeña y aislar a Venezuela. No han podido ni podrán. Maduro se ha apoyado en el pueblo, el Alba y en la fraterna alianza con Cuba. Los grupos que el imperio ha tratado de armar, como el Grupo de Lima, han sido lo suficientemente endebles como para enfrentarse a Venezuela. Nuestra política ha sido lo suficientemente firme y flexible como para impedir que la derecha regional, abiertamente proimperialista, pueda crear un polo de fuerzas capaz de enfrentar a nuestra patria, es decir, retar a Chávez cuando ellos, por el temor que le tienen, de hecho, lo que tratan es ocultarlo, pero Chávez es reconocido mundialmente.
El informe de la señora Alena Douhan, en nombre de la ONU, ha sido definitivo. Sin saberlo, ella resumió la geopolítica de Chávez, que Maduro orgullosamente ha llevado como bandera de su práctica cotidiana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí