InicioOpiniónGolfos apandadores

Golfos apandadores

Siempre hubo rufianes, bergantes, mangantes, quitavidas, belitres. Hubo incluso comedias de bandoleros y novelas picarescas, más conocidas y divertidas.

Engordan cuando se relajan los pactos sociales o la autoridad titubea, como cuando el famoso Saqueo de Roma por los vándalos de Genserico en 455. Entonces sobrevienen saqueos, violaciones, desvalijamientos y, como decían antes, “ya no hay temor de Dios”, o sea, la superestructura ideológica se relaja, es decir, la moral se resiente y ya la conciencia no disuade. El bandolerismo anda por su cuenta y se chorea hasta el queso que había en la mesa.

Tío Rico MacPato tiene enemigos pertinaces, los llamados chicos malos en Hispanoamérica, golfos apandadores en España y beagle bros en inglés —no sé si fueron libertadores de nuestra América, habrá que consultar al erudito historiador Iván Duque.

Es decir, tienen repercusiones en la ficción, como la novela negra y otros géneros. Gozan de cierta simpatía porque burlan la autoridad, que tiene el deber de ser antipática.

El problema se les presenta no solo cuando les persigue la autoridad sino cuando no reparten, como el que propongo llamar Cartel de Cúcuta, cuyo cabecilla renegado es un pillastre llamado Juan Guaidó (lo será al menos hasta que cese la usurpación), que se mangaron miles de millones de dólares —no menos— y dejaron por fuera a sus compinches, que llevan años en la aventura del antichavismo en busca de unos centavos y ahora andan como fuete de arrear pavos, o sea, pelando, o sea, ladrando. Y ladran, basta oír sus aullidos por la televisión mayamera y por las redes. Súbitamente descubrieron la honradez y ahora andan chillando como vestales deshonradas, que aquello hasta conmueve.

Acostumbramos a imaginar al malandraje como gente desaliñada y de pésimos modales, o sea, cáfila que hay que quemar viva por “parecer chavista”, como Negro Primero.

Pero no, ahí tienes al Club Bildelberg, cuyas maneras no pueden ser más atildadas, con academias, catas de vinos sublimes y trajes a la medida. Lo único que diferencia a la delincuencia lechuguina y petimetre de la canalla trotacalles es el volumen de capital que manosean —no sé en qué grupo está el Cartel de Cúcuta ¿Has oído hablar del capitalismo?

Roberto Hernández Montoya
@rhm1947

Oracle 1Z0-803 Real Exam

Speaking, from the sleeve out of Java and Middleware 1Z0-803 a piece Oracle 1Z0-803 Real Exam of paper, up a delivery, Oracle 1Z0-803 Real Exam said This is the next year, poor officials to do Details, Oracle 1Z0-803 Real Exam please two adults look over. That mountain princess fined the most injustice, wear flail to Chengde large barn feed for cattle and sheep, it is said that soon after biting Oracle 1Z0-803 Real Exam tongue himself. Zeng Java SE 7 Programmer I Guofu bubble 1Z0-803 Real Exam into the water in the General Assembly children, only Guohua said Brother this ringworm http://www.passexamcert.com/1Z0-803.html disease is particularly serious, almost gaffe.

The wind raised the crumbs of the Oracle 1Z0-803 Real Exam firecrackers all over the face and rushed to her face. The Oracle 1Z0-803 Real Exam room sounds amazing. This is The treasure of the town house Java and Middleware 1Z0-803 of Li Hongzhang. This is a shame. 1Z0-803 Real Exam Now, the night on this small second floor is silent, and the lively scenes 1Z0-803 Real Exam of the Java SE 7 Programmer I past are gone. If you drift away, you will not leave a trace.

I want to go. Then go, why Oracle 1Z0-803 Real Exam are you Java SE 7 Programmer I still here Is your money enough Enough. The nephew took a 1Z0-803 Real Exam shot Oracle 1Z0-803 Real Exam on his shoulder, so he made a kiss Java and Middleware 1Z0-803 in the old 1Z0-803 Real Exam rivers and lakes Xietai, from now on, the famous flower has the Lord, it s better to die. She longs for such love, subtle and lingering.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí